El País: algo más que hipocresía con el terrorismo islámico en Siria

 

El País, 5.1.2014
 .
Creo que no habrán olvidado el apoyo continuo que ha dado El País a los extremistas islámicos que han estado atacando y aterrorizando a los sirios desde ya comienzos de 2011. Sí, ellos les apodaban eufemísticamente como “rebeldes”, “insurgentes” y otros calificativos para ocultar su naturaleza real, la de mercenarios fanáticos financiados, armados y formados por lo estados clientes de Oriente Medio: Turquía, Arabia Saudí, Catar o el mismo Israel, y dirigidos desde Washington o Londres.
Vean, sin embargo, su verdadera naturaleza y cómo empezó todo:
Este medio corporativo, El País, apoyó a los fanáticos islamistas de forma continua y de las más diversas formas: titulares de portada, editoriales, artículos, informes, entrevistas …
Tenemos a medios como El País apoyando a los escuadrones de la muerte de extremistas islámicos que asolan Siria y pidiendo la “intervención exterior”.

…vean la falsificación y el apoyo a estos extremistas islámicos y a la agresión militar externa que hacía el periódico corporativo El País en su editorial del 3 de agosto de 2012: La batalla por Alepo:

“Las dimensiones de la guerra civil siria y su insoportable asimetríahacen inaplazable una intervención exterior que vaya más allá del envío de armas a los rebeldes por Turquía y Catar o de la ayuda menor de la CIA autorizada por un ambiguo Obama. Como toda fuerza de origen popular, los insurgentes sirios, pese a su arrojo, carecen del armamento y la disciplina necesarios para derrotar a un Ejército pertrechado y con licencia para aniquilar a sus compatriotas. La parálisis occidental, alimentada por los riesgos a corto plazo, ha acentuado las dimensiones del horror. Estados Unidos en particular, tras casi un año de estériles iniciativas diplomáticas, certificadas ayer con la renuncia de Kofi Annan, debe ponerse al frente de ese esfuerzo y establecer una cooperación formal con el Ejército Libre de Siria”.

La incitación a la violencia de los medios de comunicación

El “Ejército Libre de Siria”, otro eufemismo más para intentar legitimar a los crueles terroristas islámicos, tiene, como el resto de organizaciones fundamentalistas, un siniestro historial en Siria:

…podríamos hablar del secuestro del equipo de reporteros de Syrian News Channel a cargo del Ejército Sirio Libre, el trato que recibieron, uno de cuyos miembros fue asesinado por estos grupos armados, y el silencio y falsificación sobre lo que ocurría y lo que contaban los medios occidentales.

“Los miembros del canal de televisión fueron sometidos a tortura, eligieron entre los secuestrados a “Hatem” y se lo llevaron fuera. Algo más tarde ellos pidieron a “Samer al-Shalabi”, “Abdul Latif Hamra”, “Uzzo Musmos” y a otros dos hombres afeitados matarlo. Le dispararon a la cabeza a “Hatem” a la vez. Forzaron a los otros miembros del equipo a anunciar delante de la cámara que ellos desertaron y que ya no trabajaban más para Syrian News Channel y que estaban bien, pero en verdad ellos estaban siendo torturados y humillados”. 1Escuchando a los rebeldes en Siria

Esta gente, el Ejército Sirio libre, con las mujeres tampoco se andaba con rodeos:

La barbarie contra las mujeres en Siria.

El País fue algo más que indiferente también ante los crueles atentados terroristas con coches bomba en Siria, como los de febrero de 2013:

Las imágenes son claras, sin engaños, expresan la muerte de seguramente más de sesenta personas y múltiples heridos en otro atentado terrorista de los extremistas islámicos financiados y armados desde el exterior, por las potencias occidentales y las dictaduras del golfo: Catar y Arabia Saudí. 
Sin embargo, los medios de comunicación corporativos no hablan de un brutal atentado terrorista, del horror desatado, de los fanáticos que lo hicieron. ¿Se imaginan si esto lo hubiese cometido una organización palestina en Israel o una organización vasca en  España?
vean lo que decía de  estos terroristas realmente desalmados, porque solo buscan la mayor destrucción posible e instaurar un régimen islámico de intolerancia y terror:
“Aunque los rebeldes, levantados en armas desde 2011, han efectuado numerosas incursiones en Damasco en los pasados meses, en pocas ocasiones le han asestado un golpe tan duro al corazón del régimen, en el centro mismo del bastión en el que resisten El Asad y su Gobierno”. 2
El País no tiene ningún rubor en calificar de “incursiones” de los rebeldes estos ataques de terror con multitud de muertos civiles y además parece ensalzar el hecho, dándole una importancia política. Piensen si en un atentado en Nueva York o en el mismo Madrid, donde son asesinadas decenas de personas, un periódico alternativo calificase la actuación de los activistas como: en pocas ocasiones le han asestado un golpe tan duro al corazón del régimen, en el centro mismo del bastión en el que resisten Obama (o Rajoy) y su Gobierno. Piensen en las consecuencias judiciales y penales, y en la condena pública, por apología y colaboración con el terrorismo, para quien se atreviese a hacer tal cosa.

 La falta de rigor y ética de los medios de comunicación

Ahora, tras tanto tiempo apoyando estas barbaridades, vean con que nos viene El País:

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil han detenido este domingo en el aeropuerto de Málaga a Abdeluahid Sadik Mohamed, acusado de participar en la ‘guerra santa’ en Siria y de ser integrante de la organización terrorista Estado Islámico de Irak y Levante (ISIL), vinculada Al Qaeda. Es la misma organización que mantienesecuestrados a tres periodistas españoles en Siria3

¿Ahora son terroristas?, ¿qué pasa ahora?, ¿qué han secuestrado a“periodistas” que habían estado colaborando precisamente con estos que se apodan ahora, pero no antes, como terroristas?

Vean lo que hacía una compañera de ellos, Mónica Prieto, y otros parecidos, y lo que un lector , apodado Zaratustra, le decía bien a las claras:

Así empieza el artículo de Mónica G. Prieto:
“Para muchos activistas sirios, la revolución armada es una consecuencia lógica de la violencia lanzada por el régimen”
Me pregunto si la periodista está intentando justificar la “revolución armada”. Lo que sí tengo claro es que ninguna “revolución armada” puede justificar la muerte de 29 niños y su profesor:
A ver cuanto tarda Periodismohumano en condenar este nuevo crimen de los “rebeldes”.

Por un puñado de dólaresActivismo secuestrado

Vean también que decía Javier Espinosa, uno de los secuestrados:

Bashar al Assad respondió desde el primer momento al estilo Gadafi. El ejército y la policía comenzaron a disparar sobre las manifestaciones pacíficas. Miles fueron asesinados. 4

Ahora compárenlo con los hechos reales, relatados hasta por los mismos terroristas y los diarios israelíes:

Los medios de comunicación corporativos indicaban que la ciudad donde se originaron las protestas tenía 300.000 habitantes, como “informaba”Associated Press, aunque en realidad Daraa tenía 70.000. Esos mismos medios mostraban una escena donde el ejército disparaba sin compasión contra manifestantes pacíficos, matando a varios de ellos, en una represión brutal. Sin embargo, no se informaba de que en esas “manifestaciones pacíficas” se habían asesinado a varios policías. Tuvo que ser precisamente un medio israelí, el Israel National News Report, que no se le puede acusar de simpatías hacia el gobierno sirio, quien sí informase de que:
Imaginen si en una manifestación en Madrid, manifestantes armados matan a siete policías, ¿se imaginan la respuesta? Es más, los manifestantes de Daraa quemaron edificios gubernamentales y otros bienes públicos y privados, en un claro intento de rebelión violenta. No había, por tanto, como se ha dicho, manifestaciones pacíficas en el comienzo, que luego degeneraron al tomar fuerza organizaciones como Al Qaeda. Desde el comienzo los más extremistas y violentos, pertenecientes a los Hermanos Musulmanes, a un flujo enorme de yihadistas extranjeros y a Al Qaeda, llevaron a cabo las revueltas. Los dos primeros forman principalmente el Ejército Sirio Libre, teniendo este como dirigentes a miembros de Al Qaeda.

“Siete oficiales policías y al menos cuatro manifestantes en Siria han sido asesinados en los choques violentos que surgieron en la ciudad sureña de Daraa…” 5

Aquí el Ejército Sirio Libre dirigido por Al Qaeda:

“El Grupo Combatiente Islámico Libio (LIFG) actualmente armando, financiando y comandando brigadas enteras del llamado “Ejército Sirio Libre” (FSA), es calificado como un filial de Al Qaeda por las Naciones Unidas indicado en la resoluciones 1267 (1999) y 1989 (2011), además de ser enumerado por tanto el Departamento de Estado de los Estados Unidos y por el Ministerio de Interior británico como una organización extranjera terrorista y una organización proscrita terrorista, respectivamente”. 6

Las revueltas en Siria no son ni fueron una rebelión popular ni pacífica

Los mismos “rebeldes” hablando de sus manifestaciones “pacíficas” y “populares”

Había aquellos que seguían presionando a otros para salir a la calle, pero la respuesta era que la gente quería ir a su trabajo diario para ganarse la vida. Les dijeron que cada uno conseguiría 500 libras sirias tomando la calle.

No más que 60 solían salir a las calles, pero cuando volvíamos a casa y veíamos los canales de televisión al-Jazeera o Wisal, quedábamos asombrados al ver que 1.500 salieron a las calles en la ciudad de Duma. No obstante, solíamos decir que eso era para nuestro propio beneficio.

Entre nosotros había alguno que elaboraba piezas de hierro en forma de estrella, que eran usadas para echarlas a lo largo de las carreteras para que cuando  los vehículos   de las fuerzas de seguridad apareciesen en el lugar los neumáticos serían rajados por estas piezas de hierro. Lo que se traducía en una parada total en su marcha. Además, los financiadores nos suministraban explosivos  con los cuales atacábamos a las fuerzas de seguridad. Así explotarían y serían golpeados y heridos por la metralla.  1 Escuchando a los rebeldes en Siria

Esto también se lo tenía muy callado El País:

Abdeluahid Sadik Mohamed, que había partido de Casablanca (Marruecos) el 2 de mayo de 2013, llegó a Siria a través de la frontera Turca, después de permanecer unos días en Estambul. En territorio sirio se integró en los campos de entrenamiento de la organización terrorista ISIL y formó parte de la facciones ubicadas tanto en Irak y como en Siria. 3

Caramba, si Turquía financiaba, entrenaba y formaba a los terroristas, y pasaban a través de su frontera, como también lo hacían por la de Irak.
Recuerden que ahora también las organizaciones “humanitarias” y los medios de comunicación están de campaña para que el Gobierno sirio no bloquee y controle sus fronteras, se imaginan el motivo, ¿verdad? Apoyar y llevar armas a los terroristas que están siendo derrotados en Siria.
Desde luego la poca vergüenza y la poca ética de los medios de comunicación y de las organizaciones apodadas como humanitarias, aunque realmente no lo sean, sobrepasa cualquier límite aceptable.
Los lectores de El País, que por muy desinformados que estén no son estúpidos, comentaban la exagerada censura que hacía el mismo periódico de los comentarios que ponían los lectores a esta nueva noticia: 3

Moderador, así no se puede debatir, borrando post sin ton ni son. Perolos.

¿Por qué se censuran comentarios que solo muestran una realidad? Franva

 

Algunos de los comentarios censurados en El País 3
 .
El País y todos estos “periodistas” que trabajan para ellos y otros medios de comunicación han ido bastante más lejos de la hipocresía con el terrorismo islámico.
 .
Notas:
1.  Syria: The flood. Syrianfreepress. Enlace
2. Más de 60 muertos en una cadena de atentados con coches bomba en Damasco. El País.21.02.2013. Enlace
3. Detenido en Málaga un yihadista español considerado muy peligroso. El País, 5.1.2014.
3. Javier Espinoa. Siria: Déjalos que se maten entre ellos. El Tiempo, 3.9.2013.
4. Michel Chossudovsky. Syria: Who is behind the protest movement? Global Research, 3.5.2011.
5. Tony Cartalucci. UN designates “Free Syrian Army” affiliates as Al Qaeda.Land Destroyer. 12.8.2012.

.

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *