Una vez asumida la ilegitimidad de un líder o de un sistema político, la forma de su derrocamiento es ya una cuestión secundaria, un problema tecnológico.

 


El apodado en occidente, pero no en Siria, como el “dictador” Bashar al Assad con su esposa Asma. Boda entre alauita y sunnita, mostrando la normalidad en la convivencia entre creencias en este país.

En este artículo expondré en primer lugar como para juzgar algo o a alguien debemos situarnos en el contexto en que se da esa situación o en el que está esa persona. Por ese motivo cuando veamos una descalificación de  un líder o de un sistema político, sobre todo si es de un país extranjero,  debemos pensar en primer lugar qué sabemos nosotros de ese líder o sistema, y me refiero aquí a que sabemos realmente sobre lo que sucede allí, no a lo que creemos saber, con el fin de conocer si tenemos algo de criterio con el que poder jugar lo que se dice;  y, en segundo lugar, si vamos a prestar atención a lo que se nos expone, además de observar qué evidencias contrastables se dan sobre lo que se dice, es importante que conozcamos la opinión mayoritaria que tienen en aquel país de ese sistema o gobernante que son tan cruelmente descalificados en el nuestro. El escuchar las voces que hay por todo el mundo, y no solo las de occidente, es fundamental para poder entender lo que realmente sucede en este nuestro planeta.

Bien, y como ejemplo de lo que indicaba entre lo que creemos saber y lo que sabemos realmente, comenzamos con una exposición sobre la situación en Palestina, que en verdad, pese a ser titular de los medios de comunicación con asiduidad, tanto se desconoce en Europa y Estados Unidos. Posteriormente hablaremos de las típicas descalificaciones de líderes o sistemas políticos, que suelen tener en común en que se ceban habitualmente con rivales del poder económico occidental y  que dichas descalificaciones suelen tener  escaso peso y rigor en la acusación. Olvidando, también a menudo, que esas mismas acusaciones y más graves estarían justificadas precisamente con nuestros líderes o sistemas políticos, a los que curiosamente raramente y con mucha menor difusión y encono se les dirigen tales improperios.

Indicaba Purificación González de la Blanca, una de las personas fundadoras deOjos para la Paz, que el artículo realizado por la escritora iraní Nazanín Armanian,¡Por un Comité y una Plataforma Global Contra las Guerras!,1 “no necesita comentarios”. Yo creo, sin embargo, que sí, que alguno sí necesita. Veamos algunos de ellos.

El artículo de esta autora es interesante y lo recomiendo leer, no obstante, comienza indicando:

Palestina se ha sentido sola y con razón, y no solo por el silencio y la pasividad cómplice de los gobiernos “musulmanes” (algunos, incluso prohibieron manifestaciones en apoyo a las víctimas), o una ONU desfallecida con un Secretario General a las ordenes de Estados Unidos, sino también por las escasas, esporádicas y descoordinadas protestas organizadas que hubo a nivel mundial, además de un “me gusta” y “comparto” del activismo internatuiyano de sofá. Este conjunto de factores, que ha animado al gobierno de Netanyahu a seguir exterminando a los gazatíes, significa también el fracaso de millones de personas que en todo el mundo luchamos de forma activa por un mundo justo, al no poder frenar un exterminio humano que sucede delante de nuestros ojos

Sí, Palestina se ha sentido sola, pero, ¿por qué realmente se ha sentido sola?, ¿por qué los habitantes occidentales miraban hacia otro lado? No lo creo, con Palestina la gente se siente identificada y hay sensibilidad y solidaridad, muy diferente respecto a lo que ha pasado en Siria o en Libia, donde estos países han sido sometidos a un ataque devastador y criminal por parte de mercenarios yihadistas impulsados desde las potencias occidentales. Las matanzas contra la población Siria y Libia, tanto por parte de estos mercenarios como por parte de la OTAN, y no por el Ejército sirio o libio, han sido mucho mayores que las producidas en Palestina. Hablemos claro, las guerras rara vez se paran por el sentimiento de solidaridad o de apoyo de la gente (aunque la opinión de la gente sí es importante para que se inicien o no), se paran por intereses o motivos económicos, políticos o militares. Y aquí tenemos que volvernos a hacer esta pregunta clara respecto a Palestina, ¿por qué se ha quedado sola? Para responder a esto deberemos profundizar un poco más en la historia y en el presente de Palestina y de Oriente Medio.

Ante esta actitud de Israel [la brutal invasión a Gaza de julio y agosto de 2014] ustedes esperarían que las organizaciones palestinas actuasen en conjunto luchando contra el verdadero responsable de sus males, sin embargo, la realidad es diferente y más compleja. Debemos hacer memoria y recordar que Israel ayudó a fomentar Hamás con el fin de minar el prestigio y el poder creciente de Palestina, utilizándolo tanto para dividir y enfrentar a los palestinos como para tener la justificación de que debían defenderse de los extremistas islámicos que practicaban el terrorismo, a los que curiosamente fomentaban.Tenemos, por tanto, la falta de honestidad de Hamás, o al menos de buena parte de esta organización, colaborando con intereses extranjeros y además atacando a aquellos países que tradicionalmente habían ayudado a Palestina.

La violencia en Palestina y su compleja red de intereses y actores

Así, Hamás rompía con un tradicional aliado de Palestina, Siria, en un momento realmente doloroso y dramático para este país que estaba sufriendo un descarnado y cruel ataque exterior. También se desvinculaban de Hezbolá e Irán, sus otros dos aliados.

Mientras se sucedía el brutal ataque colonial exterior a Siria por parte de Estados Unidos, Gran Bretaña, Francia, Israel, Catar, Arabia Saudí o Turquía, Hamás rompió relaciones con Siria. “En un movimiento significativo representantes de  Hamás [como Ismail Haniyeh]  anunciaron el pasado viernes -tanto en Egipto como en Gaza- su ruptura con el régimen de Assad [término despectivo para referirse al Gobierno de Siria]“. 2Allí, en Egipto, rodeados por seguidores de los Hermanos Musulmanes (HHMM), que coreaban: “Ni Hezbollah ni Irán. La revolución siria es una revolución árabe”, 5 se puede entender que tanto los  HHMM como Hamás estaban actuando de facto como peones al servicio del colonialismo exterior, y en concreto sirviendo enormemente a las políticas de Israel. Ya que ambos iban a minar, mediante la violencia y mediante la política, la soberanía de Egipto, de Siria y lo pretendían de Irán, buscando separar y dividir a aquellos países entre facciones culturales o religiosas, como son sunníes o chiíes. Eso sí, mediante la violencia y la incitación al odio religioso y étnico.

La violencia en Palestina y su compleja red de intereses y actores

Junto a esto, Hamás cometía atentados terroristas en el El Sinaí, en Egipto, precisamente en beneficio de Israel y del poder económico occidental, atacando a un vecino también clave y creándose un nuevo enemigo innecesario que tiene gran peso en Oriente Medio y controla precisamente el paso de Rafah en Gaza.

En Egipto las brigadas  Qassam de Hamás han actuado llevando a cabo atentados terroristas, como los perpetrados en el Sinaí, todo ello con el respaldo por detrás de Catar, que también ayudó a llegar al poder a los HHMM en Egipto. Que el destacado legislador de Hamás Yahia Mousa dijese:

 Hamás pagará un precio alto por su interferencia en los asuntos internos de Egipto. 3

muestra que también dentro de Hamás hay gente con dos dedos de frente para conocer y comprender la verdadera naturaleza de los hechos, porque con esta actitud Hamás estaba ayudando precisamente a los peores enemigos de Palestina, que dicho sea de paso lo son además buena parte de los miembros de esta organización.

La violencia en Palestina y su compleja red de intereses y actores

Que Hamás actuaba y actúa tantas veces en beneficio de agentes extranjeros y no en el de los palestinos es  algo obvio.

Hamás, a su vez, ha estado atacando con atentados terroristas en el Sinaí a Egipto, intentando  dañarlo seriamente y  a su soberanía como nación. “Hamás, desde 2012, ha participado activamente en una insurgencia en el Sinaí egipcio. La insurgencia pretendía desestabilizar Egipto en tal grado que “la comunidad internacional”, es decir, la OTAN, podría haber llamado por una “intervención militar”, y de esta forma hubiese obtenido control tanto sobre el Sinaí como sobre el Canal de Suez”. 4

Hamás no ha jugado limpio y ha buscado su provecho particular, no el de los palestinos. Este provecho sería la creación de un califato en Gaza dominado por ellos y en acuerdo con Estados Unidos, Gran Bretaña, Israel, Turquía, Catar y Arabia Saudí. Este sería el resultado si la “Primavera Árabe”, en realidad un proyecto de recolonización utilizando a los fundamentalistas islámicos como los Hermanos Musulmanes, hubiese triunfado, pero no fue así en Egipto, y Egipto tiene su peso en la zona. “Ni Israel, ni EE.UU., Turquía o Catar están interesados en un gobierno de unidad palestina. Los planes de Hamás durante el gran proyecto de los Hermanos Musulmanes, también conocido como la “Primavera Árabe”, era alcanzar un acuerdo sobre el reconocimiento de un Estado palestino en la Franja de Gaza, y solo en la Franja de Gaza”.

“Este Califato palestino en Gaza, si usted quiere, habría estado conectado con una “zona de libre comercio” la cual el Gobierno egipcio, Catar, Israel y ciertos miembros centrales de la OTAN, incluyendo EE.UU., Gran Bretaña y Turquía, pretendían establecer. La declaración de Hamás de Gaza como una “zona liberada” en agosto de 2012 era parte de este “proyecto”. 4

Algunos aspectos que se desconocen o se olvidan en relación al conflicto en PalestinaDesde entonces Hamás a perdido mucha credibilidad a nivel internacional y Palestina se ha quedado bastante sola. Que es lo que comentaba la autora, aunque por causas distintas.
Así, del mismo modo que internamente Palestina se dañaba así misma, la izquierda occidental también hacía lo propio indirectamente perjudicando muy seriamente a Palestina, al apoyar guerras de invasión contra países aliados de Palestina, como es Siria.
Ahora muchos izquierdistas que claman contra este ataque a Palestina deberían clamar contra ellos mismos, porque ellos han ayudado también a que Palestina se quede sola, al apoyar de forma irresponsable y también criminal los ataques coloniales llevados a cabo contra países como Siria. Con esto ya no queda quien defienda a Palestina y las manifestaciones de personas incongruentes no van a solucionar absolutamente nada.

La violencia en Palestina y su compleja red de intereses y actores

El fino analista Dan Glazebrook acertaba al señalar que la guerra contra Siria significa la guerra contra Palestina. 5 Una debilitada y traicionada Siria apenas podrá ayudar a los palestinos.

El tema es complejo y nos debe enseñar que para actuar, antes de actuar, hay que informarse realmente sobre lo que se tiene entre manos, en este caso sobre qué ha ocurrido y ocurre en Palestina y Oriente Medio, y qué opina la gente de allí. Lo malo no es la inacción, como comúnmente se cree, sino la acción en el sentido equivocado, justificando y provocando además verdaderas tragedias humanas. En esto la izquierda ha sido y sigue siendo experta.

Volviendo al artículo que hablábamos de Nazanín Armanian, este termina indicando:

…la guerra no es que sea el último recurso, sino que no es un recurso.

Bien entendido esto es cierto, es decir, no podemos valernos de decir “no queremos la guerra”, pero como había que “defender a la población”, había que “parar la masacre”, no hubo más remedio que “actuar”, “intervenir” (militarmente claro), o como más sutilmente se dijo en el comunicado firmado por intelectuales y titulado en “solidaridad con el pueblo sirio”: “Desde Marruecos a Bahréin la reivindicación es la misma: un cambio pacífico y radical que instaure una democracia que ampare los derechos sociales y económicos de la mayoría”:

Nuestra condena no encubre la solicitud de ninguna intervención militar occidental ni la imposición de un asedio medieval contra la población siria. Rechazamos abiertamente —como lo hacen los propios sirios, que luchan por su libertad— cualquier forma de presión militar y de tutelaje colonial. Pero nos resistimos a aceptar que nada pueda hacerse frente a lo que está ocurriendo en Siria, que la pasividad y el silencio amparen los crímenes que se están cometiendo en Siria.

No se quiere teóricamente una intervención militar, pero “nos resistimos a aceptar que nada puede hacerse”. Más si en el mismo escrito se enciende al público con la demonización de un presidente y de todo un gobierno, mostrándolos como monstruosos asesinos sin escrúpulos, falsificando de una forma  descarada lo que ocurría en Siria.

Sin embargo, la primavera siria se ha tornado en un terrible baño de sangre. Millares de manifestantes pacíficos han sido asesinados por las fuerzas de seguridad del régimen de Bachar Al-Asad, que no ha dudado en recurrir al bombardeo de ciudades y pueblos. Un número aún más elevado de personas han sido detenidas y sistemáticamente torturadas. Los derechos humanos básicos, desde el derecho a la vida al de expresión, están siendo masivamente violados por las autoridades sirias en un país cerrado a la información independiente.Quienes suscribimos esta declaración queremos expresar nuestra condena por estos hechos: no hay justificación posible para esta guerra abierta que el régimen sirio libra impunemente contra su propio pueblo.

No era ni es el Gobierno sirio quien ha matado a millares de manifestantes, ni quien libra una guerra abierta sobre su pueblo, sino todo lo contrario, como atestiguan los contundentes hechos. Para el lector que no está familiarizado con lo que sucedió y sucede en Siria y que lo que sucedió no tiene nada que ver con una revuelta popular ni tampoco pacífica, les recomiendo el siguiente informe en el que se explica cómo se desarrollaron tales revueltas y la naturaleza de estas: Las revueltas en Siria no son ni fueron una rebelión popular ni pacífica. Es esa “primavera”,“Primavera Árabe”, tan alabada en Occidente, que como proyecto de recolonización de Oriente Medio y del Norte de África diseñó el poder económico occidental, quien está provocando las tragedias y la matanza del pueblo sirio, como lo hizo con el pueblo libio.

El manifiesto de estos intelectuales no es nada sincero y nada honesto, ellos lanzan unas acusaciones terribles ante las que cualquier persona sana no puede permanecer indiferente y ante las que lógicamente pedirá  que se actúe para parar eso o intentará hacer algo para que eso cambie, claro, en contra del Gobierno sirio ,que era quien realmente defendía a los sirios, y a favor de los “rebeldes”, los mercenarios islamistas que cometían y cometen verdaderas  atrocidades difíciles deexplicar y entender (como las de Libia). Así, visto esto, la ciudadanía no verá con malos ojos incluso una intervención militar extranjera, para “parar ese horror”, castigando a ese “dictador sanguinario” y “salvando” al pueblo sirio. Eso sí, ellos, los autores del manifiesto, se lavan las manos sobre una intervención militar que supuestamente no desean, pero no dejan de tener una enorme culpa en que esta se lleve finalmente a cabo, por instigadores de las más bajas pasiones engañando a la gente, que conducirán a verdaderas monstruosidades y enormes tragedias.

El grado de inducción en el manifiesto nombrado, sin embargo, no era tan disimulado, ya que echaban en cara que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, quien precisamente evitó el bombardeo contra Siria, no condenase el apodado como “regímen” sirio.

Conocemos muy bien las reglas que rigen el mundo contemporáneo, aquellas que permiten al tiempo que el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas vete la creación de un Estado Palestino y la condena de la represión del régimen sirio.Como ven, todo tipo de descalificativos y descalificaciones se utilizan, “régimen” en vez de gobierno, dictador o “dictadura de Bashar al Assad” en vez de presidente o democracia, claro, sin aportar ninguna evidencia veraz y real de tales afirmaciones. Esta demonización tiene unas consecuencias funestas sobre el demonizado y sobre la sociedad a la que se dirigen estos manifiestos e “informaciones”, pues crea el caldo de cultivo necesario para justificar cualquier tipo de actuación, aunque con la boca pequeña o no tan pequeña se diga que no se está a favor de esto. Sin embargo, cuando pones todos los ingredientes para que el fuego ocurra y se extienda lo normal es que termine por desatarse y tú eres responsable de ello.

Ante este tipo de descalificaciones y otras, como la muletilla tan usada de “dictador”, sin mostrar normalmente ninguna evidencia de que lo sea, tenemos que tener muy presente que no son algo sin importancia o neutras, nada más lejos de la realidad:

No debemos olvidar que en estos ambientes prebélicos y bélicos cualquier apoyo a una calumnia de un líder, de un pueblo, o del sistema político de un país tiene unos efectos demoledores, con unas consecuencias terribles.

“Una vez que la conciencia  social es inducida a asumir la ilegitimidad de un líder o de un sistema político, la forma de su derrocamiento es ya una cuestión secundaria, un problema tecnológico.” 6

…basta con deslegitimar o demonizar al líder de un país, una vez hecho esto lo demás viene seguido y rodado. Es una cuestión secundaria, solo un problema técnico que los expertos mediáticos y militares solventarán. 

La demonización de un líder o de un gobierno

Carlos Martínez explica como en Sudáfrica en los comienzos de los años 90 del pasado siglo, cuando sufría el Apartheid, hubo una intensa deslegitimación y demonización de los movimientos que luchaban contra esta tiranía a cargo de los medios de comunicación, especialmente contra el MK y también contra el ANC (la organización de Mandela). Esto creó un clima favorable para disponer a la población a que algo les pudiese ocurrir a estos líderes. Y así fue, Chris Hanni fue asesinado el 10 abril de 1993.7 Esto decía Mandela en su funeral:

Criminalizar es proscribir y la caza de alguien fuera de la ley es vista como legítima. Es por ello que, aunque millones de personas se han indignado por la muerte de Chris Hani, pocos estaban realmente sorprendidos. Aquellos que han creado deliberadamente este clima de asesinatos políticos son tan responsables por la muerte de Chris Hani como el hombre que apretó el gatillo. 7

Y en similar medida aquellos que demonizaron y demonizan a Gadafi o a Bashar al Assad, o a su gobiernos, sin aportar siquiera verdaderas pruebas, son responsables también de lo que ha sucedido después. Porque el líder libio, pese a todas las descalificaciones, seguramente peco de no ser precisamente autoritario, dejando a las nuevas generaciones actuar, y, de este modo, se relajaron las precauciones, siendo demasiado tolerante el Gobierno de Libia con los extremistas islámicos que habían estado encarcelados y fueron liberados. Más tarde estos, junto con la OTAN y la pléyade de fanáticos que invadieron el país, asolaron y destruyeron Libia.  Aquí tienen una explicación de qué ocurrió en Libia y de la tragedia que tuvo y tiene lugar ahora mismo, con la inestimable ayuda de nuestros gobiernos, de los medios de comunicación, las organizaciones “humanitarias” y la propia izquierda:

Libia, cuando empezaron sus problemas y Al Qaeda se hizo con el poder gracias a la apoyo occidental.

La guerra en Libia y los derechos de las mujeres.

Amnistía Internacional, su actuación en la guerra de agresión sobre Libia.

Y aquí sobre la supuesta “tiranía” o “dictadura” en Libia:

Una comparativa entre la democracia en España y la democracia en Libia durante la época de Gadafi.

Por este motivo Carlos Martínez titula con rigor y acierto su informe: Descriminalizar a Bashar al Assad lleva a un movimiento antiguerra más efectivo, de otro modo la estamos promoviendo al deslegitimizar y demonizar a un dirigente o a todo un gobierno al que se acusa sin aportar evidencias sobre las difamaciones que se vertieron y difundieron, es más, con las evidencias bien claras en sentido contrario.
Curiosamente quien muestra la necesidad, en el artículo citado al comienzo, de una Plataforma Global contra las Guerras, como es Nazanín Armanian, cae en un tipo de actuaciones, similares a las anteriores y que no son nada ejemplares ni sinceras para cualquiera que pretenda conocer qué ocurre en el mundo y busque crear un clima de entendimiento, diálogo y paz:
Así dice:

Durante la invasión a Irak, a los oriundos de Oriente Próximo nos sorprendía la caída de las fuerzas progresistas occidentales en el maniqueísmo del pensamiento único: o conmigo o contra mí. Defendían a un carnicero como Sadam Husein frente a Bush, un criminal de guerra, cuando él era corresponsable del calvario que su pueblo sufría desde al menos dos décadas. 8

No tiene nada que ver con el maniqueísmo, es cuestión de tratar el tema con rigor, responsabilidad y utilizando la misma vara de medir para todos los actores; esto último suele ser muy poco común.

Podemos estar ante el caso de que incluso nos topemos con alguien que puede ser un dictador, como  fue Sadam Hussein, pero que pese a ello mantenía a Irak como el país árabe con mayor nivel de vida de Oriente Medio y fue perseguido por esto y por no someterse finalmente a quienes le ayudaron a llegar al poder para combatir a Irán. Justificar su caída, violando la soberanía de un país mediante la violencia y sin tener en cuenta las terribles consecuencias que iba a tener y ha tenido finalmente, no deja de ser otra irresponsabilidad. Más si cabe porque si comparamos el historial de Sadam Hussein con el de cualquier presidente de los Estados Unidos: Obama, Clinton, Bush padre e hijo, Reagan, Truman…, el primero, Sadam Hussein, tiene un historial de muchísimos menos crímenes. Lo expresa de forma jocosa Carlos Frabetti:

Bush, con su embargo genocida, mata a un niño iraquí cada seis minutos, y planea –tiene decidida ya– una invasión que provocaría cientos de miles de víctimas más. Equipararlo a Sadam es como comparar a Herodes con un bocadillo de mortadela. 9

¿Sería entonces justificable un bombardeo contra las ciudades, infraestructuras, hospitales,  escuelas, industrias, sistema agrario, eléctrico y acuífero de Estados Unidos por los crímenes horrendos de sus presidentes y de su poder económico, que son verdaderos dictadores y tiranos?

¿O estaríamos en contra de un bombardeo, pero era necesaria una acción enérgica y decidida para acabar con esos tiranos, aunque la violencia no fuese la mejor solución?

¿Qué opinan? ¿A qué no piensan ya igual  viéndolo de esta manera?

La tragedia de lo ocurrido en Irak, provocado por la codicia y la irresponsabilidad occidental en prácticamente todos los ámbitos y sectores, sí supuso un calvario no conocido antes en ese país.

Las consecuencias han sido indescriptiblemente horribles. Más de dos millones de personas -en su inmensa mayoría civiles- han muerto debido a privaciones económicas y a la violencia armada. Más de cinco millones han sido heridos y/o convertidos en refugiados. Esto en un país cuya población hoy es en torno a 26 millones. Iraq ha sido desgarrado de tales formas que hubiera parecido inimaginable hace dos décadas. Al Qaeda no había tenido presencia en Irak antes de que los EE.UU. invadieran y ocuparan el país en 2003, destruyendo su gobierno y su ejército. El partido Baath  derrocado que dirigía el gobierno era secular y no toleraba tales grupos. 10

Prácticamente lo mismo se podría decir de Libia. La  matanza de libios, la persecución, la enorme cantidad de refugiados, la llegada al poder de Al Qaeda donde antes estaba mantenida a raya, como lo estaba el colonialismo. No es casualidad que hayan ocurrido cosas similares, pues estaba pensado ese mismo desastroso final para los dos países, dividir y arruinar, como indica correctamente Dan Glazebrook. 11 Con el Gobierno sirio, que representa realmente a su país, no han podido, afortunadamente.

Continúa Armanian, ahora hablando del presidente de Siria:

Sucede lo mismo con Bashar Al Asad, un despiadado dictador narcisista, paranoico y manipulador, que identifica cualquier reivindicación popular con la conspiración de sus enemigos extranjeros, y por ende, se niega a realizar reformas reales. 8

Aquí procede a una descalificación e ilegitimación brutal de Bashar al Assad:

“dictador”: ¿en qué se basa esta autora para decir que es un “dictador”? , además despiadado. Palabra,  la de dictador, que por cierto también la utiliza con Gadafi. En realidad el presidente sirio ha dado muestras de no ser nada parecido a un dictador, ha estado abierto al diálogo con aquellos que sí querían dialogar y respetar la soberanía y las decisiones del pueblo sirio,  y, especialmente, y esto es lo importante, a estado dispuesto a someterse a la voluntad de su gente, de los sirios. De hecho ha ganado dos elecciones generales y ha llevado a referéndum la nueva Constitución, siendo también aprobada mayoritariamente.

En las elecciones al Parlamento de Siria en mayo de 2012 tenemos lo siguiente:

El Juez  [el Juez Consultor durante los comicios y Presidente delComité Superior Electoral] ha destacado la considerable normalidad con que transcurrió la jornada de elecciones. No hay que olvidar, por otra parte, que se trata de una normalidad siempre relativa y a cotejar con el actual contexto que sufre Siria. Dentro de tal contexto de terrorismo y amenaza, hay que tener en cuenta los varios sabotajes a Colegios Electorales, los ejercicios de impedimento a la acción de votación, las interrupciones de carreteras, las arremetidas contra medios de transporte y los secuestros  domiciliarios practicados sobre vecinos en pueblos y áreas donde la llamada “insurgencia” aún posee capacidad de coacción. Y es que los comicios constituyen otro hecho real adicional que da al traste con la película diseñada y el papel de “demoníaco Régimen” que viene siendo retransmitido. De ahí el mutismo que Agencias y periodistas comparten. Según informa la Comisión Legislativa, la participación electoral en laProvincia de Tartus ha sido del 65%. Este dato es ilustrativo en tanto que nosmuestra el nivel de participación en una circunscripción donde la capacidadinhibitoria ejercida por las bandas armadas es sensiblemente menor a la de otros puntos del país. El dato ayuda a revelar, en tal medida, el peso del Terror sembrado por las Bandas Blancas pro-imperialistas, a la hora de definir el porcentaje participativo global (51.26%).
Total de escaños: 250. De los cuales:
Reservados a Diputados obreros y campesinos (procedentes de diversas formaciones populares o de la Federación sindical obrera y campesina): 127 (la mitad + 2 del total).
Reservados a Diputados pertenecientes a las demás clases sociales: 123.Victoria de la Unidad Nacional (Baaz + Partido Comunista de Siria +Nasseristas + Socialistas Árabes), que logra alrededor del 90% del total de escaños parlamentarios.
Considerado en solitario -aunque se ha presentado dentro de la mencionada coalición Unidad Nacional-, el Partido Baaz obtiene alrededor del 60% del total de escaños, siendo estos los mejores resultados que el partido alcanza en toda su historia y superando con ellos su propia presencia parlamentaria anterior a la nueva Constitución.Para sonrojo y rabia de imperialistas y vende-patrias, de nuevo ha funcionado la Fórmula: A mayor desarrollo de la democracia popular, mayor afianzamiento de las fuerzas de Soberanía. 12

Llama la atención que se tengan en cuenta las clases sociales, porque demuestra una preocupación por los sectores con menos privilegios, como son campesinos y obreros. En occidente esto no se tiene en cuenta, y estas clases, claramente existentes, son marginadas. Aquí deberíamos recordar la sabiduría de Lenin, tan olvidada hoy en día: “¿Democracia?, ¿para qué clase social?”

Respecto a la denominada “oposición”, que trabajaba desde el exterior,  una oposición “siria” que más bien sirve a los intereses de las grandes corporaciones extranjeras que a cualquier interés de los sirios. Para quien quiera conocerla dejo este otro enlace: The Syrian opposition, who is doing the talking?

También se aprobó previamente en Siria una constitución por referéndum. En España, en cambio, se modifica la constitución de una forma que perjudica notoria y claramente a los españoles y ni siquiera  se  les consulta.

…los parlamentarios del Partido Popular y del PSOE están dispuestos a aprobar sin recurrir al referéndum que permitiera que el pueblo se pronuncie al respecto que si en algún momento faltaran ingresos se dejarían de pagar los servicios más básicos del Estado para hacer frente antes que nada a los compromisos de la deuda.    Esta es, pues, la auténtica clave de la reforma.  Una concesión vergonzosa a los poderes financieros que es muy grave por cuanto que supone una cesión de la soberana capacidad de decisión del pueblo español para determinar en un momento dado la prioridad que quisiera darle a sus compromisos de financiación. 13

En Siria se aprobó el proyecto de reforma de la Constitución el 26 de febrero de 2012, con un 89.4 % a favor. 14  En contra de lo que dice Armanian  (“se niega [Bashar al Assad] a realizar reformas legales”) el Gobierno sirio ha hecho reformas importantes, de calado, estas son algunas:

El gobierno propuso una nueva Constitución para dar cabida a las demandas de: … despojar al Partido Baaz de su estatus especial, que se había reservado para él un papel de liderazgo en la sociedad siria. 15Esta constitución es secular, no basada en el Islam o en la ley islámica, no permite partidos basados en una religión, etnia, raza u otro tipo de discriminaciones. Por tanto excluye a cualquier partido que quiera crear un estado islámico. De aquí se entiende que los extremistas que han invadido el país y quienes los apoyan y financian, las potencias occidentales y las dictaduras de Catar o Arabia, junto con Turquía e Israel, no la acepten, porque esto supone un estado abierto, no sometido a una dictadura islámica fácilmente controlable desde el exterior. Además, en el propio preámbulo de ella se dice que es el corazón latiente del arabismo y:  …la piedra angular de la resistencia contra la hegemonía colonial en el mundo árabe y sobre sus capacidades y riqueza. 15 Lo que le faltaba al poder económico occidental, resistencia anticolonial, cuando ahora está lanzado en un enorme proyecto de neocolonización por todo el mundo, especialmente en África y Oriente Medio, conocido popularmente como “Primavera Árabe”. No se extrañen, por consiguiente, de que hayan oído hablar poco de esta constitución en los medios de comunicación occidentales, que son los portavoces de las corporaciones económicas. El presidente sirio dijo algo que en nada agradó al poder económico extranjero: Siria es una estado independiente trabajando por los intereses de su propia gente, en vez de hacer que los sirios trabajen para los intereses de occidente. 16 

No solo los sirios no serían utilizados en beneficio de las corporaciones extranjeras, sino tampoco los propios sectores económicos públicos, que son los que realmente determinan la independencia de un país y, en definitiva, de la propia gente. En consecuencia, la Constitución establecía que los sectores importantes de la economía siria se mantendrían  gestionados públicamente en interés de los sirios en su conjunto. Las empresas occidentales, entonces, se quedarían fuera de las oportunidades de lucro en sectores clave de la economía siria, una perspectiva poco alentadora para los intereses financieros de Wall Street que dominan la toma de decisiones en Washington. 15Además, en la Constitución se protegen ciertos derechos sociales que en Estados Unidos o en Europa se han perdido o se están perdiendo, como por ejemplo: protección estatal para las enfermedades, la invalidez o la vejez; acceso al sistema sanitario y sistema educativo gratuito a todos los niveles. Los impuestos también serán progresivos. Y ya para que nuestros dirigentes tan democráticos se irriten un poco más: Por último, dio un paso hacia la verdadera y genuina democracia -una clase que los que toman las decisiones en Washington, con sus múltiples conexiones con la banca y las empresas en todo el mundo- difícilmente podría tolerar. Se incluyó una disposición en la Constitución que requiere que, como mínimo, la mitad de los miembros de la Asamblea del Pueblo deben ser extraídos de las filas de los campesinos y obreros. 15 Todas estas cosas son importantes avances en Siria, que cualquier partido político, especialmente los de izquierda, deberían apoyar.

¿Por qué la izquierda apoya el ataque a Siria?

También se celebraron en Siria las Elecciones Presidenciales el 3 de junio de este año 2014, con unos resultados contundentes, una participación del 77,42 %, pese a las amenazas y sabotajes de los mercenarios islámicos y a las trabas, prohibciones y amenazas vertidas contra los sirios que se fueron al extranjero y querían venir a votar. 17 Esto último demuestra que Assad no era  visto como ningún tirano o dictador y que huyeron del país no por culpa de él, sino de aquellos que jalonaba como “rebeldes” la izquierda occidental, y que no eran otra cosa que fanáticos a sueldo de un poder extranjero.

Bashar al Assad obtuvo 88,7 % de apoyo, lo que indica que un 68,67 % de los sirios, pese a todas las dificultades puestas, le votó. 18 A ver qué presidente del mundo tiene este apoyo.

Es difícil de digerir esto, que hasta los sirios que huyeron, vuelvan, vuelvan con todas las dificultades del mundo puestas desde el exterior,  a su país a votar por el  presunto presidente “sanguinario”, “dictador”, “manipulador”, “despiadado”, “paranoico”, etc, etc, que los perseguía y quería matar, y  encima, ¡voten másivamente y mayoritariamente por él! ¿Se volvieron locos de repente los sirios o estamos ante las mayores de las mentiras por parte de los izquierdistas (también los derechistas) occidentales y sus medios de comunicación?

Es duro, incluso para occidente, negar que las recientes elecciones fueron un enorme éxito para el Gobierno en Damasco, eliminando la ilusión de una Siria dividida. El país estaba sumido en un conflicto prolongado no a causa de una “revuelta popular”, sino a causa de una premeditada guerra con mercenarios organizada por EE.UU., Israel, y Arabia Saudí (e involucrando a otros miembros de la OTAN y del Consejo de Cooperación del Golfo) ya en el 2007 -confirmado esto en el informe  del periodista ganador del del premio Pulitzer 2007 Seymour Hersh y titulado “La redirección”. 19.

La acusación al presidente sirio  de “paranoico” y que “identifica cualquier reivindicación popular con la conspiración de sus enemigos extranjeros”, no es tampoco muy ciertaQue existía ya desde hace años, como hemos expuesto anteriormente, y especialmente tras la caída de la Unión Soviética, un plan desde Estados Unidos para atacar Siria, empleando a los Hermanos Musulmanes, como se ha hecho en Egipto, es algo bien conocido. 20. No solo era el presidente quien percibió este peligro, sino prácticamente todos los sirios y todas las confesiones, como los mismos cristianos. Porque allí no estaba en juego solo la perduración de un gobierno, sino la tolerancia, la libertad, las culturas de Siria y la propia vida de muchos sirios.

El Patriarcado Maronita y las comunidades cristianas del Levante se dieron cuenta que lo que estaba en juego en Siria era mucho más que el Gobierno sirio. Las cosas que realmente estaban en juego eran la continuación de la antigua presencia cristiana y la coexistencia de los cristianos con los musulmanes, drusos y judíos, que los gobiernos israelí y de EE.UU. estaban tratando de demoler con el fin de crear estados sectarios que estarían en línea con lo que se conoce como “choque de civilizaciones”. 21.

El garante del mantenimiento de la tolerancia, la pluralidad y el respeto a la vida de los sirios ha sido el Gobierno sirio, encabezado por Bashar Assad al Assad, junto a su ejército, tan demonizados en occidente. No han hecho este papel, en realidad han hecho el  opuesto, favoreciendo la barbarie, los medios de comunicación occidentales, las organizaciones “humanitarias” y buena parte de la izquierda.

No me extenderé mucho más, aunque hay muchas más cosas que tengo por exponer, pero creo sinceramente que ustedes son lo suficientemente sabios y sensatos para comprender lo que aquí se expone.

Les dejo con unas frases llenas de sentido, conocimiento y fondo expresadas precisamente por el gran tabú en occidente, el presidente sirio, que, sin embargo, dice cosas sensatas que merece la pena escuchar.

Y, a propósito, no es cierto que “se creyó que bastaba con invertir lo contado con los medios hegemónicos para contar la verdad”. 22. La gente realmente honesta y seria se preocupó por saber lo que ocurría realmente en Siria o en Libia, no a través de medios y personas pagadas por el poder económico occidental, sino a través de los mismos sirios o libios y a través de aquellas otras personas caracterizadas por el rigor y la decencia, algo que nunca entenderán quienes como perros del hortelano ni hacen ni quieren dejar hacer.

Ahora sí, les dejo con las frases comentadas. No encontrarán políticos con este fondo y conocimientos en Europa o en Norteamérica, sí en América del Sur, precisamente, y no por casualidad, los que  apoyaron y se solidarizaron con Siria y Libia.

En cuanto al voto «real o simbólico» de los sirios que residen en el exterior, la máquina mediática hostil –que desde hace años se esfuerza por hacer creer que todo sirio residente en el exterior está en contra de la Patria y del Estado– ha recibido una estruendosa bofetada propinada por nuestros expatriados y refugiados, quienes se han pronunciado, sorprendiendo al mundo. Al hacerlo, confirmaron el patriotismo de los sirios y su tenacidad en la defensa de su propia independencia y de la soberanía de su país. Acudieron masivamente a las urnas, algunos a despecho de sus propios sufrimientos morales y/o físicos, otros arriesgándose a perder sus medios de subsistencia, a pesar de sus necesidades y de las amenazas que pendían sobre sus cabezas si decidían participar.
Si hubo quienes se aterrorizaron ante la idea de ver a un sirio votando por un candidato fue porque entendieron que no se trataba de una simple elección sino de la defensa de la unidad, de la soberanía y de la dignidad de la Patria. Es por esa razón que prohibieron las elecciones en sus países y en los países árabes que se les subordinan. ¡Esa es la hipocresía de Occidente! Dijeron defender un pueblo al que le impidieron expresarse en cuanto entendieron que ese pueblo iba a pronunciarse en contra de sus deseos e intereses. A pesar de eso, les estamos agradecidos, porque con su ignorancia y su inconsciencia han fortalecido la determinación de los sirios y la legitimidad de estas elecciones, en vez de desvirtuarlas como querían.
Con estas elecciones, los sirios, más allá de nuestras fronteras, han demostrado que sus corazones y sus almas siguen siendo sirios, confirmando así que la principal razón del éxodo de ciudadanos es el terrorismo y el brutal salvajismo de los grupos armados; cosa que ya habíamos dicho desde el primer momento. ¿Cómo creer, sin estar loco, que un ciudadano agredido por su propio Estado al extremo de huir de su tierra pueda respaldar ese mismo Estado con tanto entusiasmo y a pesar de todas las dificultades? ¿Cómo es posible que un ciudadano que odia a su Estado, como dicen algunos, sea capaz de darle una prueba tan grande de solidaridad, en vez de apuñalarlo por la espalda, como ellos esperaban?
A todas esas personas hago llegar mis saludos y mi agradecimiento, asegurándoles que soy ahora más optimista que antes en cuanto al retorno a una situación favorable que permitirá el regreso de todos los ciudadanos leales y tan valiosos para la Patria, y que confío más que nunca en que, en cuanto desaparezcan las razones que los obligaron a partir, serán los primeros en regresar para respaldar la Patria.
Queridos ciudadanos,
Ustedes han demostrado a través de la historia ser un pueblo que no teme a los desafíos, sea cual sea el adversario. Ustedes han hecho fracasar a los detractores. Ustedes han puesto de relieve la superficialidad de esos detractores y su ignorancia.
.
Para muchos sirios estas elecciones presidenciales han sido como balas disparadas contra los terroristas, y contra quienes se esconden detrás de ellos, antes de terminar su trayectoria en las urnas electorales, las que han demostrado que todos los discursos de los imperios de la política, del petróleo y de los medios –discursos repetidos durante años– no resisten más que unas pocas horas ante la voluntad de un pueblo unido, libre y honesto. Y también han demostrado que todos los terroristas y sus cómplices no valen gran cosa y que no nos intimidan. Cierto es que pueden infligirnos dolor y daños, pero no pueden vencernos. Pueden amenazarnos pero no pueden intimidarnos.
Quiero homenajear aquí al Dr. Hassan al-Nuri y al señor Maher Hajjar. Al presentarse como candidatos a la elección presidencial han dado prueba del espíritu civilizado de los sirios en la práctica de la democracia, del respeto de los derechos ciudadanos y de la Constitución, garante número uno de la unidad de la Nación y de su estabilidad. Rindo homenaje a ambos, sin importar quién haya salido vencedor, porque esta ha sido la victoria del pueblo y, por consiguiente, una victoria para la Patria.
Saludo también a todos y cada uno de los ciudadanos que acudieron a las urnas, a pesar de los disparos de mortero, de los francotiradores y de las amenazas de todo tipo. Saludo a esa mujer majestuosa que se mantuvo, desde las 5 de la mañana, frente a un colegio electoral, sosteniendo el retrato de su hijo mártir y proclamando que ella había venido a votar en su propio nombre y en nombre de todos los que han caído por la Patria.
Saludo a ese soldado heroico, condenado a la silla de ruedas pero decidido a votar a pesar de sus heridas. Y también saludo a esa mujer, más que centenaria, que –a despecho del peso de sus años– también acudió a las urnas.
Saludo a todo un pueblo que ha sabido sobreponerse a sus sufrimientos, salir adelante con sus esperanzas y ambiciones para hacer oír su propia voz en el mundo.
.
Un país no se define únicamente por su superficie, su demografía, sus finanzas o su petróleo. Un país es, en primer lugar, una civilización, una cultura y un pueblo consciente de su papel histórico, de su soberanía y de la necesidad de enfrentar los desafíos del presente para construir el futuro.
Y es precisamente por haber desempeñado ese papel que Siria está siendo atacada. La agresión que está sufriendo no apunta a personas ni gobiernos, como algunos creyeron al principio. Apunta a las bases mismas de la Patria, a su papel y al modo de pensar de sus ciudadanos para acabar convirtiéndolos en una manada teledirigida e inmersa en infinitos conflictos por generaciones y generaciones, para desviarlos de sus ambiciones nacionales y de su ansia de prosperidad, con todo lo que ello significa para la sociedad y para el Estado.
.
No… el objetivo de esta agresión no era liberar al pueblo, como se hizo creer a los crédulos, ya que vemos cómo utilizan hasta los menores aspectos negativos de un país árabe para acentuar su subdesarrollo y su dependencia de ellos. Prueba de eso son sus alianzas con los países árabes más retrógrados, con los países árabes más corruptos y más represivos en contra de sus pueblos. En nuestro caso, no han dirigido sus ataques a nuestras carencias sino contra nuestra soberanía nacional, nuestra identidad y nuestra pertenencia al arabismo. Han dirigido sus ataques contra el verdadero Islam, contra el cristianismo autentico y contra nuestro modo de vivir juntos como nunca lo hicieron antes en ningún lugar. Han dirigido sus ataques contra todo lo que ha caracterizado a Siria a través de toda su Historia..Esta crisis ha demostrado la realidad del «vivir juntos» entre sirios y echado abajo la perniciosa argumentación sobre una «guerra civil», cuyo objetivo era ocultar que se trata de una agresión externa a través de un montaje interno. En efecto, el uso ahora exclusivo de esa expresión para describir lo que sucede en Siria no es otra cosa que un intento más de dar un aspecto de legitimidad a los terroristas haciéndolos aparecer como parte de un conflicto entre sirios, en vez de instrumentos despreciables en manos del extranjero.
Además, una guerra civil supuestamente debe incluir líneas de demarcación entre etnias, confesiones y cualquier otro tipo de grupos rivales; líneas de demarcación que separan claramente los diferentes componentes sociales antes de conducir al completo derrumbe del Estado y de la sociedad. ¿Es eso lo que estamos viendo en Siria? ¿Puede hablarse de «guerra civil» cuando el ejército, las instituciones, la calle y la población se mantienen unidas? ¡Se trata de una ilusión que quieren imponernos cuando la realidad muestra totalmente lo contrario!

Discurso de investidura del presidente sirio Bashar al Assad

¿Les extraña, como les comenté en un informe anterior: El papel de los “progresistas” occidentales en la recolonización de África, que la izquierda, buena parte de ella, sea una versión patética, una broma macabra de sí misma?

¿Qué exista la ruina moral e intelectual que tenemos en occidente?

El encabezado de este artículo lo tomaba de la acertada expresión de  Antonio Fernández Ortiz, pues una vez que se asume y se da por cierta esa ilegitimidad, tanto de un líder como de un sistema político, y si además se les acusa de actos horribles y de ser un “despiadado”, un “paranoico”,  amén de unas cuantas cosas más, entonces ya todo está hecho si hay fuerza militar para hacerlo, que en occidente la hay, otra cosa no habrá, pero de esto sí que  hay.
Si, además también, todo esto no es cierto y la población y el país pagará muy caro el derrocamiento de su gobierno y la derrota de su ejército, ¿qué podemos pensar de sus inductores, de los inductores que engañaron a la población que se convirtió en pasiva o en incitadora para que sus gobiernos, los gobiernos occidentales, acabasen con aquello?
Les pongo un ejemplo llevándoles a un espacio menos bárbaro que el que he citado, como puede ser cuando estábamos en el colegio:
¿Qué pensarían ustedes si yo difamo a un chico que no me cae demasiado bien, digo cosas horribles sobre él, como que comete abusos de todo tipo con otros menores, etc? Y resulta que a raíz de ello los matones de la clase, que tampoco tenían demasiadas simpatías por el chico, al que tenían por cierto  envidia por sus buenas notas y por caer bien a las chicas, le propinan una paliza brutal y, junto a eso, lo humillan delante de todos. Yo me desmarco entonces y digo que aquella violencia yo no la quería. Los demás, ignorantes de los hechos, entienden que aunque duro se lo tenía merecido, era un canalla (un dictador en nuestro caso). Pero resulta que un día alguien descubre que los infundios que yo vertí sobre el chico y que todos creyeron, y que propició su paliza brutal, no son ciertos.
¿Qué creen que pensarían los demás de mí?
¿Podría quejarme indicando que ahora me insultan llamándome “agente de los matones” (o agente del imperio)?, ¿que dividen la clase entre buenos y malos?, ¿que me atacan unos y otros? 22
Creo que los demás, acertadamente, no prestarían demasiada atención a mis falsos argumentos que lo que trataban era de escurrir el bulto y confundir, y finalmente no pensarían nada bien de mí, con sobradas y contrastadas razones.

Notas:

1. Nazanín Armanian. ¡Por un Comité y una Plataforma Global Contra las Guerras!. Público. Punto y seguido. 10.08.2014.

2. Robert M. Danin. Hamas breaks from Syria. Council on Foreign Relations. 29.02.2012.

3.Christof Lehmann. Israel-Palestine war likely to continue until complex issues are resolved. nsnbc.me. 16.07.2014.

4. Christof Lehmann.  Lack of a meaningful debate about the role of Hamas, Turkey, Qatar, harms palestinian cause. nsnbc.me. 10.08.2014.

5. Dan Glazebrook. War on Syria means war on Palestine. Divide and Ruin.Liberation. 2013.

6. Antonio Fernández Ortiz. Chechenia vs Rusia. El caos como tecnología de la contrarevolución. El Viejo Topo, 2003.

7. Carlos Martínez. Decriminalizing Bashar al Assad. Towards a more effective anti-war movement. Global Research, 23.9.2013.

8. Nazanín Armanian. Seis propuestas para la paz en Siria y un réquiem por Obama. Público. 8.09.2013.

9. Carlos Frabetti. Sadam y la mortadela. 23.11.2002. Enlace

10. Richard Becker. Iraq at the breaking point. Liberation. 13.08.2014.

11. Dan Glazebrook. Op. cit.

12. Tamer Sarkis. Siria: resultado elecciones parlamentarias. Ojos para la Paz. 16.05.2012.

13. Juan Torres. Los trileros mayores del reino y la clave de la reforma constitucional. Attac. 31.08.2011.

14. El pueblo sirio apoya el proyecto de la nueva Constitución del país. RT. 27.20.2012.

15. Stephen Gowans. What the Syrian Constitution says about Assad and the Rebels. What is left. 21.5.13.

16. Bashar al-Assad May 19, 2013 interview with Clarin newspaper and Telam news agency

17. Sirios procedentes de Francia, Bélgica y EE.UU. llegan a las fronteras para votar. Ojos para la Paz. 2.06.2014.

18. Assad wins presidential elections with a sweeping 88,7 %. nsnbc. 5.06.2014.

19. Tony Cartalucci. Syria: Elections are a battle won, but the war goes on. Land Destroyer. 5.06.2014.

20. Mikel Itulain. Las revueltas en Siria no son ni fueron un rebelíón popular ni pacífica.  ¿Es posible la paz? 1.05.2013.

21. Madhi Darius Nazemroaya. Wiping out the Christians of Syria and Iraq to remap the Mid-East: Prerequisite to a clash of civilizations (II). Strategic Culture Foundation. 1.08.2014.

22. Andrea Gago Menor. “Se creyó que bastaba con invertir lo contado por los medios hegemónicos para contar la verdad”. Una conversación con Nazanín Armanian y Santiago Alba Rico.  Revista Pueblos. 30.05.2014.

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *