La Guerra Mediática (IV)

Siria es uno de los objetivos

Ya comentamos que Siria sería uno de esos ejemplos que estudiaríamos para poner en cuestión los modelos de información dominantes y el desajuste que producen éstos entre la realidad y aquello que tienen a bien distribuir entre la población. No hace mucho un amigo tuvo a bien, con el único criterio de escuchar voces que consideraba oportunas para aclarar sus dudas, invitarme a mi y a otra persona “afín” al discurso oficial (es decir, aquél que prioriza la revuelta y la revolución popular como inicio de la guerra) a una maniobra conjunta de exposición de los hechos para desde el contraste ser capaz de vislumbrar un poco de luz en el opaco espacio que han diseñado para que terminemos por creer que todo lo que acontece es muy complicado de entender.

En aquél momento solo pude agradecer el detalle, que no era sino un deseo. Hoy, voy a poner mi grano de arena. Mi hipótesis no es difícil de asimilar, bien al contrario. El perspicaz agente invasor está incapacitado para ocultar sus impulsos, y está dotado de una infraestructura extraordinaria para hacerse con todos los recursos que determine valiosos para su desarrollo. Los modos y los medios para alcanzar los objetivos no conocen límites y, desde que accedieron a esa estrategia para enriquecerse, han sido incapaces de detener su carrera insaciable. Sin necesidad de investigación alguna sabemos que la guerra es uno de los métodos más brutales y despiadados que utilizan.

Hasta aquí el camino trazado no presenta grandes fisuras. Lo complicado viene siempre de la dificultad de mostrar las falacias que acompañan al discurso dominante. Y si ello no fuera poco, las cosas se vuelven aún más complicadas por la exigencia continua del público en general de que se le presenten sin fisura alguna las fuentes o datos que demuestren sin paliativos la contra-oferta que presentamos.

Claro, en esa tesitura, tenemos todas las de perder, porque a ver quién es el guapo que tiene acceso a archivos secretos o información de primera mano donde se desvelen los grandes secretos de la Historia. Pero aun así, no importa, porque siempre, siempre, tarde o temprano, tenemos acceso a las siniestras galerías de la planificación y sus procedimientos.

Solo cambian los métodos, ahora escondidos entre las maniobras ejercidas desde las redes sociales y un ciberespacio generador de todo tipo de narraciones.

Hasta aquí un marco teórico que ha de desterrar otras consideraciones, pero sobre todo aquellas que están implantadas en el imaginario colectivo.

Iremos poco a poco, porque Siria es probablemente el escenario más trágico y donde se reconstruyen los acontecimientos más inverosímiles. Así, para quienes reconstruyen sus teorías en la bondad de una población civil que de la noche a la mañana tiene a bien salir a disputar el poder a su presidente, un primer documento que ayuda a clarificar algunas “circunstancias”.

Exponemos aquí las declaraciones efectuadas en marzo de 2007 por el ex-comandante de la OTAN Wesley Clark, revelando que los planes para invadir Libia, Irak, Siria, y otros países, fueron planeados en el Pentágono tan solo una semana después de los atentados del 11-S. 

Y, casualidad, años después, surgen las primaveras árabes y los mismos países son aniquilados (o lo pretenden) bajo justificaciones ampliamente conocidas.

Vayamos sacando conclusiones. Claro está que este archivo no tiene credibilidad ni es difundido por los medios de comunicación oficiales. Al parecer, el señor Wesley no tiene ni voz ni voto en esta terrible partida de ajedrez donde solo hay un rey y todas las demás piezas son sus peones.

Habrá más, pero vamos por partes.

joséluis vázquez domènech, sociólogo

No a las Guerras, no a la OTAN, no a las Bases Militares

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *