Acerca de francotiradores ocultos

http://media2.s-nbcnews.com/j/MSNBC/Components/Photo/_new/130708-egypt-protest.380;380;7;70;0.jpg

Rashid Sherif
18 de julio, 2013
shaahidun

En el contexto de una discusión amistosa entre varios corresponsales, acaban de enviarme gentilmente un interesante artículo de Eric Draitser (referencia al pie de este escrito) acerca del tema de los francotiradores como tercera fuerza externa oculta en un conflicto abierto sociopolítico con el fin de intensificarlo hasta el grado alcanzar una guerra civil y un caos fuera de control.

Me gustaría ilustrar este fenómeno con algunos puntos en base por una parte al video presentado por el vocero de la guardia nacional egipcia al día siguiente de los últimos sucesos dramáticos de la matanza del lunes en el Cairo. Por otra parte, en base a conflictos cercanos en los cuales francotiradores habían actuado como tercera fuerza oculta.

El portavoz de la guardia nacional egipcia mencionó a francotiradores no identificados que habían disparado a mansalva desde lo alto de edificios alrededor del cuartel. Efectivamente, en el vídeo presentado he podido entrever furtivos movimientos de personas en lo alto de edificios alrededor de la plaza en el Cairo donde están acampando los manifestantes pro-Morsi, partidarios de los Hermanos Musulmanes (HM).

En su artículo, Eric Draitser presenta situaciones donde francotiradores habían jugado un rol decisivo en Tailandia y Siria como tercera fuerza armada oculta o disfrazada de militares, disparando a mansalva contra los dos bandos en conflicto tratando obviamente de agravar la situación al provocar muertes de los dos lados. Además de estos casos de Tailandia y Siria, hay que recordar también hechos similares ocurridos en Caracas durante el intento de golpe de estado contra el Presidente Chávez. Allí también se había denunciado la presencia de francotiradores ocultos disparando desde lo alto de los edificios tanto contra los manifestantes de la derecha golpista como contra los chavistas desarmados, provocando muertos y heridos de los dos lados. El objetivo de los golpistas era activar los ánimos belicosos y provocar esas muertes que estaban ya anunciadas previamente incluso con cifras en el boletín de prensa ¡gravado de antemano por los militares golpistas! Esos muertos eran para achacárselos a Chávez y así tener elementos muy graves para luego poder procesarlo con cargos de crímenes contra la humanidad.

En el caso de la reciente matanza del lunes en el Cairo, pudiera ser que los dirigentes de los HM hayan preparado el asalto al cuartel de la guardia nacional (con piedras, pocas armas de fuego y cocktail molotov) apostando también a francotiradores listos para intensificar el conflicto con previo conocimiento y aprobación de los asaltantes. En tal caso, se puede suponer que estos últimos estaban preparados a sacrificar sus vidas de una forma u otra. Sin embargo, en el caso contrario en que estos asaltantes no tenían conocimiento previo de la presencia de francotiradores y el doble riesgo que representaban para sus vidas, entonces seria pensar en una trampa puesta por los propios dirigentes de los HM (asegurarse el beneficio de mártires), sino una trampa preparada por fuerzas externas ocultas (¿regionales?) para sembrar el caos y la guerra civil acaso como inicio de un plan de desestabilización y de secesión.

Aquí mismo en Túnez, algo similar ocurrió durante la Intifadha entre el 17 de diciembre 2010 y el 14 de enero 2011 el día en que culminó la insurrección popular y huyó el dictador. Durante aquellos días, y sobretodo pocos días antes y después del 14 de enero, aparecieron de pronto francotiradores ocultos apostados arriba de los edificios. En otros casos no se podía siquiera ubicarlos: estaban ocultos circulando en vehículos que eran “taxi”, “ambulancia” o autos de alquiler. Hasta la fecha, se ha hecho del todo para camuflar estos hechos, incluso hasta negar su existencia. Los HM en el poder en Túnez (Ennahdha) se han negado a investigar estos hechos. Estando al frente del ministerio del interior han rechazado también las demandas reiteradas del pueblo por sacar a la luz los archivos de la policía secreta y la policía especial presidencial de la época de las dos dictaduras. De hecho, los HM en Túnez como en Egipto han simplemente recuperado el sistema represivo de la dictadura para ponerlo a su servicio, incluyendo a las viejas milicias fascistas del pasado a la cual añadieron sus propias milicias armadas salafistas, peores aún.

La simple pregunta habitual: ¿A quién benefician los crimines de francotiradores? ¿Quién beneficiaría del caos que tratan de provocar (matanzas, guerra civil…)? La respuesta en el caso de Venezuela es obviamente la derecha, la extrema derecha y sus apoyos externos. En Caracas, la investigación arrojó que se había tratado de mercenarios colombianos del para-militarismo contratados por la derecha local e internacional (¿Uribe y la CIA?), tratando de fomentar el golpe de estado contra Chávez. Eso no sería de extrañar ya que otros sucesos posteriores a mano de estos mercenarios colombianos ocurrieron en Venezuela; fueron apresados en gran número y luego beneficiaron de la gracia presidencial de Chávez quien los devolvió a Colombia. Desgraciadamente siguen las mismas amenazas hoy en día contra Venezuela desde el país vecino. Otra tercera parte externa implicada (además de Colombia) en ese intento de golpe de estado fueron gobiernos de Washington (Bush) y de España (Aznar) en mutua coordinación, sus embajadores en Caracas estaban activamente implicados.

En Egipto, tratando de contestar a esa misma pregunta a quién beneficia el crimen de los francotiradores, diría: Descartando a la guardia nacional que no tenía nada que ganar con muertos de los HM, el primer beneficiado (y lo ha demostrado) han sido los propios dirigentes de los HM que siguen alzados en la calle, llamando al “Jihâd” para una guerra civil. Han llevado imágenes mórbidas de sus muertos y heridos en pantallas gigantes en la plaza y por Facebook, enarbolándolos como “trofeos” día y noche para la movilización emocional de sus tropas y acaso ganar alguna simpatía del lado de sus opositores. Luego, desde el exterior, serían beneficiadas partes implicadas como Turquía y sobretodo Qatar junto con Israel.

Insistimos de nuevo aquí acerca del plan diabólico secesionista de este “trío”, financiado por Qatar para dividir a Egipto, al reclamar los HM un territorio altamente estratégico (el cual costó un guerra) a la vez verdadero pulmón del país, conformado por el Nilo, el Canal de Suez y las casi únicas tierras fértiles a lo largo de ese rio; o sea un territorio de norte a sur que se extiende desde Port Said sobre el mediterráneo, pasando por el Canal hasta la frontera con Sudán, entre el Nilo y el Mar rojo, incluyendo la península del Sinaí ya bajo el fuego de la rama más radical de los HM…a dos pasos de Israel: ¡Nada menos!

En cuanto a los sucesos ligados a los francotiradores en Túnez (los que mataron e hirieron cientos de personas), para nosotros el beneficiario del caos ha sido obviamente el dictador él mismo y su régimen con sus apoyos occidentales, por supuesto. También, como tercera parte externa, señalamos el error monumental del vecino Coronel Gadhafi quien estaba totalmente contrario a la insurrección del pueblo tunecino: lo declaró públicamente, ofreció incluso apoyo militar al régimen y de paso dio una información tendenciosa a Chávez quien entonces no podía entender de inmediato el proceso genuino de insurrección popular pacifico en curso.

Más aún, Gadhafi ordenó una concentración de sus tropas fuertemente armadas a nuestras fronteras listas para una invasión del país y así reinstalar al dictador cuya esposa (de origen libio y con estrechos nexos con la familia Gadhafi) había viajado con urgencia a Trípoli para pedir ayuda militar (y de paso, recibió un pasaporte diplomático libio a su nombre, por si acaso…).

El gobierno francés de Sarkozy otra desprestigiada tercera parte en el conflicto, ofreció abiertamente -como se sabe- enviar tropas anti-motines especiales para socavar el movimiento insurreccional. Pero no pensamos que ese gobierno haya fomentado de una forma u otra la acción de los francotiradores los cuales más bien formaban parte de la “camisas negras”, una sección especial dirigida y controlada directamente desde el palacio Presidencial. Se esperaba con el terror de los francotiradores y la matanza en el terreno por la policía provocar un caos tal como para que el pueblo insurrecto recapacite dando preferencia a la “paz” y el “orden” de la dictadura. En realidad, cuanto más ciudadan@s fueron asesinad@s por la policía y los francotiradores, más se intensificó la movilización del pueblo pacífico en las calles con mujeres y jóvenes al frente.

En definitiva, el frecuente recurso a fuerza oculta de francotiradores para sembrar un terror mayor e intensificar el conflicto entre dos bandos pudiera ser fomentado por una de las dos partes. Pero pudiera también ser activado sea por una tercera fuerza externa (regional o internacional) totalmente oculta actuando por cuenta propia, sea por esa fuerza actuando en complicidad con una de las dos partes en conflicto para sembrar un caos fuera de control.
___________________________________________________
Referencia del artículo de Eric Draitser: Fomentar la guerra civil en Egipto
Por Eric Draitser
Global Research, 11 de julio 2013
StopImperialism.com.

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *