¿Qué sucede de pronto con Qatar?

El juego continúa

Desde hace tres días nos veníamos preguntando cómo es posible que estados terroristas y amigos de ellos acusen a Qatar de practicar el terrorismo. Qatar efectivamente estaba dando un viraje hacia el lado de Rusia, de Irán y de Turquía (de reciente conversión) y había suscrito importantes acuerdos con Irán y Rusia. Ahora se entiende mejor el esfuerzo diplomático de Rusia con Turquía, y también el acuerdo de Gazprom con el fondo qatarí que acercaba a ambos países. Esa acusación en solo una estrategia para impedir que funcione coordinadamente con Rusia y para apoderarse de las importantes reservas de gas de Qatar, que se va a ver cercado por los lacayos de Estados Unidos.

Qatar debe prepararse para lo peor.

Estados Unidos busca una nueva guerra, perdida Siria.

El 5 de junio, Bahréin, Arabia Saudí, Egipto, Yemen, Libia, Emiratos Árabes Unidos y las Maldivas anunciaron que rompían relaciones diplomáticas con Qatar. Dichos países acusaron a Doha de apoyar y financiar el terrorismo.

Si en un principio no encontrábamos mucha explicación, el tema ya nos parece más claro. Hay un punto importante: Qatar apoya a Irán y se estaba pasando al bando de Rusia, junto con Irán y Turquía, en el conflicto sirio. Ha hecho algo similar a Turquía, que ha cambiado de bando, tras el intento de golpe de estado en ese país y después de que observara impotente cómo Estados Unidos continúa armando a los kurdos.

El grupo de países que se alinean contra Qatar apoyan el terrorismo o han sido tomados por Estados Unidos (Libia) o Arabia Saudí (Yemen). Sorprende que se encuentre ahí Egipto. No tanto si analizamos que Arabia Saudí ya venía enfrentándose a Qatar porque el primero financia al Estado Islámico mientras que Qatar apoya a una línea menos dura, aunque igualmente controlada por los países atlantistas, que son los Hermanos Musulmanes…Y no olvidemos que Al-Sisi dio un golpe de estado contra Mursi, que fue aupado al poder por los Hermanos Musulmanes.

Muhamad Abas aseguró que la crisis en el golfo Pérsico puede tener como objetivo el cambio de poder en Qatar. Una de las razones sería la negativa del emir actual, Tamin bin Hamad Thani, de patrocinar las iniciativas de EEUU en la región. Desde luego Qatar mantiene importantes acuerdos con Rusia como el de Gazprom, y eso no gusta nada a Washington.

Nazanin Armanián se pregunta: ¿Cómo es posible que acusen a Qatar de haber patrocinado el terrorismo mundial durante años sin que 11.000 soldados de EEUU instalados allí no se hayan enterado?

El periodista italiano Giulietto Chiesa en un artículo para Sputnik mantiene que la ruptura de las relaciones diplomáticas de Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos, Egipto, Bahréin y Libia con Qatar ilustra el cambio drástico en la situación en Oriente Próximo. Giulietto Chiesa no excluye la posibilidad de una acción militar e indica que los escuadrones aéreos qataríes ya patrullan el espacio aéreo del país de manera constante. Asimismo, la agencia qatarí QNA publicó un artículo en el que informó que el emirato ordenó la retirada de sus embajadores de Bahréin, Egipto, Kuwait, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos a causa de las tensiones con la Administración del presidente de EEUU, Donald Trump.

El columnista destaca que las acusaciones de apoyar el terrorismo parecen cómicas, dado que provienen de Arabia Saudí, “el patrocinador más importante de Daesh”, o sea del autodenominado Estado Islámico, proscrito en Rusia y otros países.

Chiesa asegura que Qatar, gracias al crecimiento económico que ha vivido a lo largo de los últimos años, se ha convertido en patrocinador de la “organización terrorista salafista”, que difiere ideológicamente del wahabismo, apoyado por Arabia Saudí. Los Hermanos Musulmanes, ciertas unidades del Frente al Nusra, Al Qaeda y Hamás se han vuelto partes de esta organización salafista, afirma.

De hecho, todo gira en torno al gas. El gas es la fuente principal de ingresos de Qatar. Recientemente ha sido hallado un yacimiento enorme de metano en mitad del golfo Pérsico. Este yacimiento se ubica parcialmente en las aguas territoriales de Irán y garantiza décadas de prosperidad a Doha”, aseguró Chiesa.

El columnista señaló que una de las posibles razones por las que Trump recibió cordialmente la idea de la ‘OTAN árabe’ era su deseo de controlar este yacimiento de gas. Nadie descarta que Estados Unidos pretenda desatar otra guerra para apropiarse de estos yacimientos.

Chiesa puso de relieve que uno de los motivos para la guerra contra Siria fue la decisión del presidente sirio, Bashar Al- Assad, de prohibir la construcción de un gasoducto por su territorio.

Después de la derrota de Daesh en Siria, Riad está considerando otra opción: levantar un gasoducto a través del territorio de Jordania e Israel. Doha, por su parte, está barajando la posibilidad de construir uno a través del territorio de Irán y Turquía, enemigos acérrimos de Arabia Saudí e Israel.

El artículo también citó al emir qatarí, Tamim bin Hamad Thani, quien supuestamente calificó a Irán de “potencia islámica”, además de considerar a Hamás el “representante legítimo del pueblo palestino”.

Mientras tanto, Qatar está tomando medidas radicales, entre ellas el cierre de fronteras, tráfico aéreo y marítimo, además de entidades bancarias.
Está previsto que a corto plazo los diplomáticos regresen a sus países de origen, según informa Al Jazeera, la ‘voz’ de Qatar, que está prohibida ya en muchos países de la región.

Asimismo, la agencia qatarí QNA publicó un artículo en el que informó que el emirato ordenó la retirada de sus embajadores de Bahréin, Egipto, Kuwait, Arabia Saudí y Emiratos Árabes Unidos a causa de las tensiones con la Administración del presidente de EEUU, Donald Trump.

Para Nazanín Armanián el emir de Qatar teme que Arabia, apoyada por EEUU, y bajo el pretexto de la amenaza iraní y la lucha antiterrorista, ocupe el país y sus inmensas reservas del gas, ahora que sus propios campos de petróleo se secan. Una de las salidas que tiene, según esta periodista es “acudir a Trump y comprarlo con un cheque con muchos ceros, como lo ha hecho Arabia Saudí, que ha pagado 110.000 millones de dólares por armas y ha conseguido que la prensa de EEUU ya no hable de su implicación en el terrorismo del 11-S; hizo lo mismo con Gran Bretaña: 4.200 millones de dólares en contratos de armas y Londres no publicará los resultados de la investigación sobre la financiación de los islamistas radicales.”

Estados Unidos siempre busca dinero.

“Pero puede que Washington ya haya decidido apretar el gatillo y deshacerse del emir Tamim”, apunta Chiesa. Y que estemos ante una nueva guerra, por gas, ahora que se agota el petróleo. Y perdida la de Siria… Qatar debe prepararse para lo peor. Basta ver el mapa.

8/6/17

Purificación González de la Blanca

Ojos para la Paz

http://blogs.publico.es/…/qatar-13-motivos-de-una-extrana-…/

https://mundo.sputniknews.com/…/201706071069785088-doha-te…/

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , , , , , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *