“Por el fin del Genocidio Migratorio en el Mediterráneo”, declaraciones y manifiestos

hallan-cadaveres-naufragio-inmigrantes-domingo-libia-italia_1_2133398

Nota Introductoria por Documental El Muro Invisible

La invasión en Libia fue una intervención al servicio del Gran Capital Transnacional, que adelantó la OTAN con la ayuda de mercenarios paramilitares inyectados en Libia desde los servicios secretos CIA y demás. Sin olvidar la complicidad del aparato mediático del capitalismo transnacional, que a los paramilitares mercenarios los llamaba “rebeldes” con la finalidad de justificar la invasión y genocidio contra el pueblo libio, y su gobierno de entonces, el de Muammar Al Gadafi. Durante el gobierno de Gadafi, Libia era el país con el mayor nivel de vida de toda África, razón por la que en Libia se establecieron muchísimos africanos de otras regiones de África, que hoy se suman a los que intentan llegar a la Europa fortaleza: a esa UE que saquea las riquezas de África, pero luego no quiere a las personas. Luego de la devastación imperialista Libia quedó destruida, sin hospitales, ni infraestructura acuífera ni vial, ni escuelas, ya que hasta éstos fueros bombardeados. Antes de la invasión imperialista en Libia las mujeres vivían con mucha más libertad que en otros países de la región; luego de la invasión, la UE y EEUU aplaudieron el gobierno de sus mercenarios: una de cuyas primeras medidas fue decretar la ley de la Sharia, atrozmente cruel con las mujeres. Libia fue torturada por lo que falsimedia tuvo el cinismo de llamar “bombardeos humanitarios”. Parte de la disque izquierda europea haciéndose cómplice de esta aberrante operación de neocolonialismo occidental con miras a apropiarse de los inmensos recursos petroleros y acuíferos de Libia.


¿POR QUÉ MUEREN EN EL MEDITERRÁNEO? O EL CINISMO DE LA UE

Los países europeos no se ponen de acuerdo en la estrategia para evitar las muertes en el Mediterráneo pero, el tema de Libia fue el primero que se trató en la reunión de los ministros de Asuntos Exteriores celebrada ayer, lunes, 20 de abril, en Luxemburgo.

Hasta marzo de 2011, fecha en que los países de la OTAN decidieron atacar a Libia, esporádicamente se habían venido registrando casos de africanos en pateras o barcazas, que naufragaban o llegaban a las costas europeas. Pero eran casos aislados, que ni procedían de Libia ni se contabilizó en ellos ningún libio.

El motivo era muy claro. El gobierno había impulsado una revolución que consiguió para los libios el mayor índice de desarrollo humano de toda África, según el reconocimiento que obtuvo de la propia ONU. Los libios tenían medicina universal y gratuita; enseñanza gratuita a todos los niveles, incluidas becas –de 1.600 €- para cursar estudios en países extranjeros; 300 €/mes por persona, en concepto de reparto de las rentas de petróleo; luz y agua gratis; préstamos sin interés; pleno empleo + 2.5 millones de puestos de trabajo para inmigrantes. La esperanza de vida de los libios era de 78 años, igual que la de los alemanes. Libia era también un muro de contención contra la inmigración africana, que encontraba en ese país puestos de trabajo para vivir dignamente.

Pero Libia fue atacada y arrasada por los países de la OTAN, con el apoyo de la Unión Europea, con las mismas mentiras de Iraq (en este caso unos bombardeos de población inexistentes) y con la misma finalidad: hacerse con sus recursos (petróleo y agua), y también impedir la implantación del dinar de oro en África y situar al AFRICOM (brazo de la OTAN) en el norte de África, para iniciar desde ahí la reconquista de ese continente y hacerse con sus riquezas.

Hoy Libia no existe como estado, ha sido invadida de bandas terroristas y más de la mitad de su población se ha visto obligada a huir: casi tres millones de personas. No hay seguridad, no hay orden, las torturas, las desapariciones, las muertes…son una constante. Los libios huyen en barcazas y barcos de pesca escapando al terror y a la muerte. El enviado de la ONU para Libia, Bernardino León –una de las personas más detestadas por los libios- tiene como interlocutores las bandas armadas de Lybia Dawn y al terrorista Abdelhakim Beljadj. Es evidente que no desean una solución para Libia que no pase por hacerse con su petróleo.

Es el mismo caso de Siria. Desde que en 2003 una empresa noruega descubrió en Siria importantes yacimientos de petróleo, y mayores aún de gas, se convirtió en objeto de codicia. Todos los medios de propaganda al unísono comenzaron a denunciar supuestas matanzas del gobierno sirio, un gobierno independiente que había proporcionado a sus ciudadanos grandes logros en educación y salud, no siendo el menor el de la convivencia intercultural y el respeto a las distintas religiones y creencias, que hicieron de ese país un crisol de culturas. Siria fue asediada por Estados Unidos y la Unión Europea, invadida de mercenarios, bloqueada económicamente. Lo último ha sido lanzar contra ese país al Estado Islámico, ISIS o Daesh, un invento de la CIA, el Mossad y el MI6, que aglutina a miles de mercenarios y del que la propia Hillary Clinton ha reconocido que “se les ha ido de las manos”. Hoy también los sirios escapan en barcos huyendo del terror, del hambre y la muerte.

La cosa no queda ahí. Los mismos países que atacaron a Libia y Siria están llenando otros lugares de África de bandas armadas, como Boko-Haram, Al-Qaeda o Al Shabab, como pretexto para justificar intervenciones que les permitan hacerse con sus recursos: Argelia, Malí, Niger, Chad, Kenia, Somalia, Nigeria, República Centroafricana…están siendo desestabilizados. También huyen sus gentes. Qué decir de Yemen. Todas estas huidas están directamente relacionadas con la política exterior de la Unión Europea y EE.UU. y con sus intereses comerciales.

Durante estos días la Unión Europea se rasga las vestiduras por las miles de muertes que se vienen produciendo en el Mediterráneo, sin que en ningún momento haga nadie un análisis de conciencia, ni entone un mea culpa, porque lo único que plantean sus mandatarios es el de la “inmigración ilegal” y las actuaciones policiales contra personas que son víctimas de los conflictos y que huyen buscando solo vivir.

Nadie quiere relacionar las guerras de la OTAN, de Estados Unidos, de la Unión Europea con estas muertes en el Mediterráneo. Para combatir a estas personas, tratadas como violadores de fronteras, se aplica la Agencia Frontex. El Estado Español, que participó en las guerras contra Iraq y Libia y ha intervenido contra Siria, Malí, República Centroafricana y otros países, destinó en los últimos años casi 290 millones de euros a sellar las fronteras españolas y menos de 10 millones a la acogida de refugiados. También ha pagado más de 50 millones de euros a Marruecos para que construya un nuvo muro. No faltan recursos, sino conciencia.

Denunciamos la hipocresía de España y de la Unión Europea/EE.UU., autores de las guerras, desestabilizaciones e introducción de bandas armadas en los países de los que huyen las personas en barcos y pateras, a las que también niegan auxilio, porque son tratadas como delincuentes.

La guerra es la primera causa de las muertes masivas en el Mediterráneo, y hay unos responsables. Ahora toca auxiliar a los supervivientes. Si cometimos la infamia de atacar a sus países tenemos la obligación moral de acogerlos como refugiados y devolver los cuerpos de los muertos a sus familias.

21.04.2015

Purificación González de la Blanca / Ojos para la Paz

DETENGAN SU MUNDO

Cuando los cadáveres hinchados de niñas y niños, mamás, jóvenes, … sus escasas pertenencias flotando, llegan a nuestras costas europeas, por un instante la opinión pública se torna consciente sobre la magnitud de desastre humanitario en el que se encuentran sus vecinos.

Entonces para digerir semejante decorado, se dispara toda la maquinaria mediática, a través de tertulias y crónicas en las que los bienpensantes del establishment entonan sus lamentaciones, mezcladas con cierta propaganda más o menos explícita sobre lo civilizado que es nuestro lado del charco.

¡Cómo te echamos en falta Eduardo Galeano! Para decir con elocuencia que “esto es insoportable”: que el mundo debería detenerse, nadie debería ir a trabajar, los aviones no deberían salir y las escuelas deberían cerrarse de inmediato hasta estar seguros de que hemos decidido cambiar de rumbo.

Pero esto no ocurrirá porque el “mundo occidental” es el ejecutor de estos crímenes, ya sea de forma directa o indirectamente. El problema no es entonar más o menos sensibilidad, si tomamos champán mientras… No , ese no es el asunto. Ese es en todo caso el asunto de las organizaciones cómplices del sistema: Avaaz, Amnistía Internacional, Human Rights Watch o Save de Children, como el decadente coro desafinado que completa “la obra” con su habitual toque de cinismo e hipocresía.

Estamos ante el lento derrumbe del imperio, el cual está produciendo estos estragos y genocidios; un INFIERNO en mayúsculas que abarca vastas regiones con la finalidad explícita de llevarlas al caos y mantenerlas sometidas a la violencia extrema.

Entre lo poco que podemos hacer, está el denunciarlo, señalar a los responsables y propiciar la unidad entre quienes no pertenecemos a ese mundo político.

Javier Belda, Ojos para la paz, Barcelona.

Por supuesto que suscribo palabra por palabra el manifiesto de ustedes, una luz en medio de la indiferencia de un mundo, donde están algunos que le tienen miedo a la verdad y hasta Les parece desmedida, otros víctimas de la desinformación, pero a la vez absolutamente
desinteresados de la tragedia ygenocidio y masacre cometidos contra los pueblos de Afganistán, Irak, Libis, Siria, Yemen, Ucrania y otros,
El pueblo libio, tenía el más alto  nivel de vida de toda esa región  y de algunos países
considerados ricos. Y eso lo había hecho Khadaffi, el líder “exótico” etc. etc, para las “buenas” ( e hipócritas)conciencias,  que no quieren saber tanpoco la verdad. Y los que saboiéndola disfrutan de cada naufragio, porque están apoyando guerras coloniales, tan brutales donde ya están contabilizadas las vícitimas antes de comenzar , Los que  consideran “manadas”  a los pueblos atacados como dijo un alto dirigente israelí en referencia al pueblo palestino, al que han robado no sólo la vida, sino su territorio, su patria, su pasado, su presente y su futuro.
El atroz asesinato de un hombre anciano como era Khadafi a manos de los mercenarios que la OTAN dejó en LIbia Y CUANDO  DIGO OTAN SABEMOS LOS PAÍSES  QUE LA INTEGRAN:  TODOS ASESINOS , LOS MERCENARIOS Y SUS MANDANTES.
El “monstruo” “el dictador” murió en su patria  resistiendo con sus hijos una invasión criminal como pocas, que ha dividido en pedazos a un  país, que  desde los años 70 dejó de ser colonia. Para tranquilizar sus conciencias  “necesitan” que Khadafi sea el “malo” de la película,
El pueblo libio tenía todo lo que necesitaba para vivir dignamente y era solidario como pocos.
Ahora, por primera vez estamos viendo cómo desesperados tratan de huir de la “democracia” que les dejaron los invasores, junto con los mercenarios que han recoñlectado por el mundo.
Tantas embarcaciones han naufragado que es absolutamente acertado pensar que los embarca “una mano negra” para llevarlos a la muerte. Así, hay miles de cadáveres, miles y miles sembrados en las arenas libias, y ahora sembrados en los mares. Tenían todo en su tierra a pesar de lo que les habían robado los colonialistas europeos en otros tiempos, los mismos que ahora se preparan para  asaltar lo que queda de AFRICA..
¿Podemos continuar indiferentes? Reclamemos a los intelectuales europeos y de otros países que apoyaron las invasiones “humanitarias” y “democratrizadoras”  del poder imperial  que obliguien a sus gobiernos, que fueron partícipes necesarios en esos crímenes de lesa humanidad cometidos  por la OTAN y sus mercenarios, (Al Qaeda, ISIS o como los llamen) solidaridad con las vícitimas,
Dejen de encubrir  las matanzas, en todas partes donde están. Reclamemos a esos intelectuales que exijan el juzgamiento de los ejércitos secretos de la OTAN, que  sembraron el terrorismo en toda Europa y en el mundo. Los mercenarios , no son “contratistas” no son “ejércitos privados”, son los asesinos más temibles  contratados por los poderosos, para aniquilar con la mayor ferocidad posible a pueblos indfensos,
Reclamemos que les exijan detener la guerra terrorista contra Siria, porque sólo si el pueblo acompaña a un gobierno pueden haber resistido semejante ofensiva de la OTAN y sus criminales. Atrévanse a mirarse a sí mismos y asuman su responsabilidad  en estos genocidios del siglo XXI  y en la sistemática destrucción además cultural que es también un crirmen de lesa humanidad, tratando de borrar los vestigios de toda identidad, como hace cualquier colonialista para dominar por el terror y la sumisión.
ESCUCHEN A SUS PROPIOS PUEBLOS EUROPEOS HUNDIDOS AHORA EN LA INCERTIDUMBRE, SIN FUTURO, NO PERMITAN QUE LES SIGAN ROBANDO EL FUTURO, AQUELLOS QUE EN NOMBRE DE UNA MENTIDA GUERRA CONTRA EL TERRORISMO, INSTALAN UNA “CULTURA” TERRORISTA E INHUMANA Y UNA ECONOMIA DE LA “EFICIENCIA” , EL “AJUSTE” Y OTRAS , TAMBIÉN TERRORISTA E INHUMANA, INTENTADO CONVERTIR AL HOMBRE EN LOBO DEL HOMBRE,
Queridas compañeras, las admiro y respeto, las acompaño siempre desde aquí desde un sur en Nuestra América , a la  que intentan volver atrás, con planes recolonizadores,  cuando estamos emergiendo con la memoria incendiada hacia la vida, la independencia ,la justicia y la verdad. Esta no es una nota, es simplemente un carta desesperada ante tantas tragedias humanas que a nosotras nunca nos dejerán indiferentes  porque  aún tenemos la dignidad de levantar nuestra voz, nuestras voces que cuando se juntan no son una botella al mar.
Stella Calloni
Esta noche donde también nuetsra alma, nuestra ánima naufraga en los mares y muere temblando  en las malditas  fronteras  del mundo, con los desesperados que son nuestros hermanos.

MANIFIESTO:

http://www.ojosparalapaz.com/manifiesto-por-el-fin-del-genocidio-migratorio-en-el-mediterraneo/

FIRMA ESTE MANIFIESTO (LINK)

 

 

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *