La niña Malala: otro ejemplo de la utilización política de los Premios Nobeles de la Paz y de los derechos humanos

 

Malala y el presidente de los Estados Unidos Barack Obama

.

Este año 2014 el Premio Nobel de la Paz ha sido para el indio Kailash Satyarthi y la niña pakistaní Malala Yousafzai, que vive en Inglaterra.

Dicho premio, el del Nobel de la Paz, es el premio más devaluado entre los Nobeles, incluso bastante más que el de economía, que reparte el Comité Noruego del Nobel. Está tan devaluado como las personas y organizaciones que lo han recibido, baste recordar algunas de ellas: La Unión Europea, en 2012, (cuando es una promotora de guerras: como las de Yugoslavia, Siria o Libia, además de la de Ucrania), Barack Obama, en 2009, (el presidente estadounidense que va a tener un mayor legado criminal y de falta de respeto a los derechos humanos y al derecho internacional), Liu Xiaboo, en 2010, (el premio Nobel chino que defendía las guerras comerciales y genocidas contra Irak y Yugoslavia, además del colonialismo en la propia China), podemos seguir: Henry Kissinger -1973-, El Baradei (un servidor de las corporaciones) -2005- oMédicos sin Fronteras -1999-. También lo tienen Amnistía Internacional o Aung San Suu Kyi, lo que nos hace ver a quién se premia y para qué se premia, para agradecer no el servicio a la paz en el mundo, sino el servicio al poder económico occidental, que controla finalmente todo  este tipo de organizaciones, personas y premios.

Sobre la ñiña Malala nos introduce con conocimiento Purificación González de la Blanca, fundadora de Ojos para la Paz:

Según nos cuentan todos los medios al unísono, la niña Malala Yousafzai, estudiante, activista y bloguera pakistaní (este aspecto, el de bloguera, es menos difundido), fue tiroteada por “los talibanes por defender el derecho a la educación de las mujeres en Paquistán”.

Aunque la cosa no fue exactamente así, ya que esta chica no fue perseguida por un malvado talibán agazapado para dispararle porque quería ir al colegio, sino que hubo un tiroteo sobre un autobús escolar, en el que también resultaron heridas otras dos colegialas compañeras de Malala. Pero ella era bloguera de la BBC, y fue trasladada al Hospital Reina Isabel de Birmingham, en Reino Unido, al parecer para someterla a una intervención de cirugía plástica. Con una buena campaña de The New York Times, Malala fue convertida en una heroina. Lo que no justifica desde luego al pistolero- que parece que era un miliciano del TTP- , faltaría más.

El movimiento reciente de blogueras huele demasiado a montaje mercenario: la tal Yoani, anticubana, cuyas crónicas se escriben desde el diario El País; la bloguera siria Amina Arraf, que era un joven estadounidense que vivía en Escocia; o Malala, bloguera de la BBC y niña paquistaní perseguida por los talibanes… Qué quieren que les diga. 1

Su aparición en escena, en la escena pública de los medios de comunicación occidentales, vino de la BBC, que en vez de preocuparse por relatar lo  que realmente ocurría en Pakistán, utilizó a una niña para por medio de la manipulación emocional conmover al público. Malala era hija de un maestro de escuela, Ziauddin Yousafzai,   ahora diplomático de este país, que sugirió a la BBC que su hija podía hacer este papel. 2

En vez de periodistas profesionales simplemente informando de los hechos, la BBC decidió hallar los medios más manipuladores y emocionales imaginables para vender temas de conversación occidentales a las audiencias paquistaníes… usando una niña pequeña como cebo [ Y tanto más cierto en sentido contrario, para vender los intereses de las corporaciones en los países asiáticos al público occidental, intereses a los que la BBC es muy fiel servidora].Es improbable que Malala escribiese ella misma, y fue, en cambio, dirigida por sus adiestradores explotadores y manipuladores. Estos adiestradores en la BBC fueron en última instancia responsables por ser ella atacada y casi muerta años más tarde, y la han utilizado tanto para mejorar sus propias carreras, como además para alcanzar la BBC audiencias pakistaníes domésticas y de expatriados. 3

En realidad esta chica está tan manipulada por el poder económico anglosajón, para conseguir intereses políticos y económicos, que estamos ante otro caso donde los derechos humanos son utilizados como excusa para otros fines. Ella vive en un mundo tan irreal que no tiene ningún problema en reunirse con el presidente estadounidense que es responsable de la muerte de infinidad de niños en su propio país, en Pakistán, por medio de drones. 1, 4

Malala y sus patrocinadores no se acuerdan de estas niñas y niños. Aquí tienen un breve listado de algunos de los niños-as asesinados por los drones dirigidos por el poder estadounidense.

Así mismo, se “olvida” que quienes llevaron al poder a los fanáticos, contra los que supuestamente lucha Malala, son precisamente sus patrocinadores, el poder anglosajón, junto a los servicios de inteligencia del entonces colaborador Pakistán. Ellos crearon a Al Qaeda y también a los talibanes, los matones locales que surgieron de esta red de mercenarios.  No solo financiaron, armaron y entrenaron a los fanáticos islamistas que llegaban de múltiples países a Afganistán, sino que luego los extendieron por todo el mundo, incluida Europa: Yugoslavia, Rusia, Libia, Siria, China, India… 5 Curiosamente países que son potenciales rivales económicos y políticos para el poder estadounidense.

Para ver el origen de Al Qaeda y la función  de estas organizaciones mercenarias islámicas similares a ella recomiendo estos enlaces:

Al Qaeda: De los orígenes y de su función

La falsa lucha contra el terrorismo islámico

El comportamiento de los dirigentes de Estados Unidos, donde incluso se imprimieron en este país los textos con los que se adoctrinaba a estos mercenarios sin escrúpulos, fue realmente bastante bochornoso. Si la niña Malala fuese un poco congruente y si supiese algo de la reciente historia, denunciaría a los verdaderos promotores y responsables del fanatismo islámico en su país y en tantos del mundo, los que precisamente la agasajan ahora.

“Los Estados Unidos gastaron millones de dólares para suministrar a los escolares afganos con libros de texto llenos de imágenes violentas y enseñanzas islámicas militantes… Las cartillas, que estaban llenas con escritos sobre la yihad y destacados dibujos de pistolas, balas, soldados y minas, han servido desde entonces como el currículum central del sistema escolar afgano. Incluso los talibanes usaron los libros hechos en Estados Unidos…” (Washington Post, 23 marzo 2012).“Anuncios, pagados con los fondos de la CIA, fueron colocados en periódicos y revistas  por todo el mundo, ofreciendo incentivos y motivaciones para unirse a la Yihad [islámica]. ” (Pervez Hoodbhoy, Peace Research, 1 mayo 2005).El presidente Ronald Reagan se reunió con los líderes de la Yihad islámica [los talibanes] en la Casa Blanca en 1985. Bajo la Administración Reagan la política exterior de los EE.UU. evolucionó hacia un apoyo incondicional y respaldo de los “luchadores por la libertad” islámicos [como los denominaba el presidente norteamericano]. En el mundo de hoy, los “luchadores por la libertad” son calificados como “terroristas islámicos”.En la lengua Pastún, la palabra “Talibán” significa “estudiantes”, o graduados de las madrasas  (lugares de enseñanza o escuelas coránicas), creadas por las misiones wahabíes de Arabia Saudí, con la ayuda de la CIA.La educación en Afganistán en los años precedentes a la guerra Afgano-soviética era principalmente secular. La educación encubierta de EE.UU. destruyó la educación secular. El número de escuelas religiosas patrocinadas (madrasas) aumentó de 2500 en 1980 a más de 39.000. 6

La educación, como la vida, en Afganistán y en tantos países, como en Libia, eran muy diferente antes y después de medrar el poder económico anglosajón exterior. Podemos ver un Afganistán con un avanzado nivel de vida y con las mujeres libres y estudiando en las universidades. Sí, estamos hablando de los años 70 del siglo pasado en Afganistán.

Universidad de Kabul en los años 80, con chicos y chicas en ella. 7

En los años 80 Kabul fue “una ciudad cosmopolita. Artistas y hippies llenaban la capital. Las mujeres estudiaban agricultura, ingeniería y negocios en la universidad de la ciudad. Las mujeres afganas desempeñaban trabajos en el gobierno”. Había miembros femeninos en el parlamento y las mujeres conducían coches, y trabajaban e iban a citas, sin la necesidad de pedir permiso a un protector masculino. 7

Por cierto, la invasión militar de la OTAN sobre Afganistán, tan pregonada y apoyada por organizaciones “humanitarias”, como Human Rights Watch o Amnistía Internacional, no trajo ninguna libertad a las mujeres, su situación ahora incluso es peor. Lo que sí trajo es una escalada enorme en la producción y tráfico de drogas, y no por casualidad. El intento de relación de la presencia militar invasora exterior y la supuesta lucha por los derechos de las mujeres tiene su origen en la misma Administración estadounidense.

Quizás incluso más llamativo es que la conexión que hace Amnistía Internacional entre la presencia de la OTAN en Afganistán y el “progreso” de los derechos de las mujeres, es de hecho una evidente repetición de la propaganda difundida por George W. Bush para justificar la invasión de Estados Unidos de Afganistán. El 18 de noviembre de 2001 Laura Bush se hizo cargo de la emisión semanal por radio de su marido para asociar los derechos de las mujeres con la necesidad de la intervención militar. 8

La OTAN no trae el progreso al mundo, aunque Amnistía Internacional haga campaña por ello

La misma niña Malala se presta ahora para todo tipo de propaganda humanitaria que sirva como justificadora de una intervención militar extranjera. Como en el caso de Nigeria y el secuestro de chicas de otra organización islamista mercenaria, Boko Haram.

Aquí Malala, junto a otras “celebridades”, como la mujer del presidente estadounidense Obama, haciendo campaña “humanitaria”.  Para entender este caso seguir este informe: ¿QUIÉN FINANCIA A BOKO HARAM? LO QUE NO TE CUENTAN SOBRE EL SECUESTRO DE LAS NIÑAS NIGERIANAS

No es extraño que la misma Purificación Gonzáleza de la Blanca, un poco harta de tanta mentira y manipulación tan repetidas, exprese de forma clara y airada lo que es en realidad esta actuación de Malala y quiénes se sirven interesadamente de ella.

Todo esto empalaga, huele a propaganda, a cortina de humo, a maquillaje de quienes tratan de hacerse pasar por solidarios mientras asaltan, saquean y masacran países enteros. Malala es una marioneta, un títere de un sistema podrido. 1

Notas:

1. Purificación González de la Blanca. La niña Malala y la propaganda oficial.Suraméricapress. 21.07.2013.

2. Pakistani heroine: How Malala Yousafzai emerged from anonymity. Time. 23.10.2012.

3. Ulson Gunnar. Obama, Malala and the militants America put into power. New Eastern Outlook. 15.10.2014.

4. Michel Chossudovsky. The children killed by America´s drones. “Crimes against humanity” committed by Barack H. Obama. Global Research. 26.06.2013.

5. Michel Chossudosvky. Al Qaeda and the “War on terrorism”. Global Research. 20.06.2008.

6. Michel Chossudovsky. 9/11 Analysis: from Ronald Reagan and the Soviet-Afghan war to George W Bush  and September 11, 2001. Global Research. 9.09.2010.

7. Julie Lévesque. From Afghanistan to Syria: Women´s rights, war propaganda and the CIA. Global Research. 7.04.2014.

8. Amnesty International repeats US propaganda. Centre for Study of Interventionism, 21.5.2012.

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , , , , , , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *