ISRAEL Y EL HOLOCAUSTO PALESTINO

 

                           ISRAEL Y EL HOLOCAUSTO PALESTINO

De nuevo el estado terrorista de Israel ha vuelto a las andadas, como hace periódicamente. Ahora se trata de la llamada Operación Margen Protector, que ha dejado cerca de 2.000 muertos, más de 4.000 heridos, miles de viviendas, hospitales, centrales eléctricas, mezquitas, escuelas y distintas infraestructuras básicas arrasadas. Pero antes fue la llamada Operación Plomo Fundido, con 1.400 muertos. Y antes otra y otra… -siempre con el mismo lenguaje épico de las guerras de los vaqueros-, que se van repitiendo en la historia del genocidio continuado que, con el apoyo expreso o con el silencio cómplice de los paises occidentales, viene infligiendo Israel al pueblo palestino. EE.UU. ha ido aún más lejos, facilitando nuevas remesas de armas a ese estado genocida en plena operación contra Gaza.

La impunidad es una palabra clave en este juego porque es el arma de Israel, que se siente respaldado por EEU., la UE y todos esos socios diestramente manejados por el decadente imperio del dólar. Sin olvidarnos de la ONU y su Consejo de Seguridad, ni del TPI. En realidad Israel es la zarpa del imperio en la entrada de tres continentes. Porque el sionismo, como bien explica en uno de sus últimos artículos el gran periodista Thierry Meysan, fue la base de la fundación de Estados Unidos. Y la decisión de crear un Estado judío en Palestina fue tomada conjuntamente por los gobiernos de Gran Bretaña y Estados Unidos. No nos extrañe, pues, los apoyos que viene recibiendo la política belicista y genocida de Israel por parte del lobby anglojudeoamericano. Sus orígenes y fundamentos son los mismos.

Pero ¿Qué se esconde detrás de los continuados crímenes contra los habitantes de Gaza?    Oscuros y variados intereses.

No perdamos de vista el Proyecto del Gran Israel, planificado desde hace años por EE.UU. e Israel, con el apoyo inestimable de Gran Bretaña, o sea la ampliación de Israel a costa de Gaza y Cisjordania, de Líbano, de Siria y de Egipto. Este proyecto pasa por el exterminio físico de los palestinos y por el envío de los supervivientes a Jordania. Y también por crear el caos, como ya vienen haciendo en Siria, Líbano y Egipto a fin de darles el zarpazo definitivo y anexionarse parte de sus tierras.

Por otra parte, como señala Alfredo Embid, las claves de los últimos acontecimientos en Irak y Gaza revelan las conexiones entre el conflicto irakí, los hidrocarburos de Irak y las rutas del gas iraní a través de Siria al Mediterráneo y a China.

Los efectos se amplían ahora que se ha dado a conocer el descubrimiento de nuevos yacimientos en Gaza cuya importancia y ubicación fue mantenida secreta igual que la de los de Siria. En Gaza, Israel pretende robar el gas palestino expulsando a la población según un antiguo plan bien establecido utilizando la excusa de los 3 israelíes muertos (probablemente un crimen de falsa bandera).

Siguiendo con Alfredo Embid, los acuerdos internacionales establecidos para los yacimientos Marine-1 y Marine-2, desde 1999 en las aguas territoriales de Gaza han sido boicoteados reiteradamente por Israel. A estos yacimientos en el mar hay que añadir según la agencia gubernamental estadounidense de estudios geológicos otros yacimientos de gas y de petróleo en los territorios palestinos de Gaza y de Cisjordania.

Yacimientos codiciados en el Mediterráneo que incluyen también los de la costa del Líbano descubiertos en 2010, el Leviathan (que comparten Israel y Líbano), lo que explica el interés de extender la desestabilización también a este país.

Así pues la principal causa común de estos conflictos en Irak, Gaza, en Siria y en el Líbano es de nuevo el petróleo y el gas.

Al mismo tiempo hay unos objetivos regionales, de impedir el desarrollo de Rusia y sobre todo de China, que es quien necesita los hidrocarburos para proseguir su espectacular evolución económica, ya que a Rusia le sobran. Al atacar a Siria, desde dentro, con mercenarios, y desde Irak con las operaciones del Emirato Islámico de Irak y Levante, que dirige el ejército de los EE.UU., los acuerdos comerciales para abastecimiento de hidrocarburos suscritos entre ese país y China han sido torpedeados.

-Resumiremos con un párrafo de Ismael Hossein-Zadeh, que mantiene estas tesis, y que señala que la evidencia abrumadora (e irrefutable) del caos que asola a Oriente Medio, África del Norte y Europa del Este / Ucrania no se debe a las políticas “equivocadas” de los Estados Unidos y sus aliados, como muchos críticos y comentaristas tienden a mantener. Es, más bien, debido a las políticas premeditadas y cuidadosamente elaboradas que han sido pergeñadas por una impía alianza entre el complejo militar-industrial de seguridad y el lobby de Israel en el mundo posterior a la Guerra Fría.

12 de agosto de 2014

Purificación González de la Blanca

Ojos para la Paz

 

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *