Grecia o la desilusión de la izquierda occidental

Respecto a lo que podía ocurrir en Grecia se había desatado una euforia tal vez demasiado optimista. Un país desafiando a todo el poder económico, político y militar occidental. Sí, porque no solo se trataba de un tema económico. Ya saben o creo que deberían saber que como dijo el segundo presidente de los Estados Unidos de América, John Adams, a un país se le puede someter tanto mediante la deuda económica y también mediante medios militares. Y a estas dos amenazas parece haberse enfrentado el Gobierno griego. La primera buscaba crear un colapso en su sistema bancario de modo que los griegos no dispusiesen del bien del dinero con el que poder llevar a cabo su vida común, además del derrumbe de su economía mediante la falta de inversión y el aislamiento. Sin duda este era un grave problema, pero en absoluto insalvable. Se puede salir de estas situaciones y de peores, entre otros modos mediante la confianza y  la acción conjunta de su población, añadido a esto por la búsqueda de nuevos socios inversores, como claramente eran China o Rusia. No obstante, esto ya estaba previsto y contemplado por unos y otros, tanto por la Unión Europea como por Grecia, de ahí que no extrañe demasiado que hayan podido entrar en juego también las amenazas, las amenazas militares. ElWashington Post nos indica lo siguiente:

Durante una reunión crucial con Merkel, el Presidente francés François Hollande y el presidente del Consejo Europeo Donald Tusk, Tsipras en un momento recibió una leve amenaza velada de que si se va y deja el euro, Grecia  se arriesgaba también a ir geopolíticamente sola.

De acuerdo a dos funcionarios de Bruselas, con conocimiento del comunicado, el asunto se mostró como de una agresión de Turquía -una nación vecina vista en Grecia como una antagonista histórico-. 1

 Lo que indica el Washington Post no es en absoluto descabellado. De hecho muchos ya teníamos en mente a cómo reaccionaría la OTAN ante un posible intento de Grecia de salir de la eurozona y posiblemente de la misma alianza militar. Las perspectivas desde luego no eran alentadoras, pues la OTAN no se iba a quedar tan tranquila sin hacer nada.
En esta tesitura, aunque obviamente no compartamos la actuación del Gobierno griego encabezado por Tsripras, podemos entender que humanamente haya sentido pánico. Porque de hecho su misma vida ya corría peligro. Y aquí está el fondo de la cuestión. ¿Existe realmente en Europa una izquierda que esté dispuesta a los mayores sacrificios con el fin de conseguir una verdadera revolución social que posibilite finalmente una sociedad con justicia social? ¿Existe en Europa algo semejante a lo que hay en América Latina en países como Venezuela, Ecuador o Bolivia? La respuesta creo también la debían de saber, y es que no, que no existe tal izquierda. Al menos una izquierda mayoritaria a nivel electoral. Tampoco existe en España, no se hagan muchas ilusiones con Podemos porque es todavía más timorata y falta de fondo que Syriza.
La diferencia entre la izquierda latinoamericana y la izquierda europea la pueden ver en muchos aspectos, pero uno crucial es su postura hacia el colonialismo y particularmente también en su actuación respecto a las guerras coloniales. La pudieron ver en relación a lo hecho en Libia y Siria, y de allí ver que la izquierda latinoamericana era honesta y congruente, denunciando y condenando como tales las agresiones con intereses comerciales para someter a países que mantenían su soberanía. La izquierda europea no fue ni lo uno ni lo otro. Y de aquello viene esto.
Pueden ver aquí  la actuación de la propia Venezuela de Chávez en este asunto, tan difamada injusta y falsamente por este motivo por la izquierda occidental:
Deberemos recordar una vez más las certeras palabras de Jean Bricmont  para describir la cruda realidad de la izquierda occidental.

A diferencia de la izquierda de América Latina, la patética versión europea ha perdido todo el sentido de lo que significa hacer política. No trata de proponer soluciones concretas a los problemas, y es solo capaz de tomar posiciones morales, en particular denunciando dictadores y violaciones de los derechos humanos en grandilocuentes tonos [algo que no se atreven por cierto a hacer en sus propios países, cuando hay muchas más razones para hacerlo, pues son los dirigentes de sus países quienes actúan como reales dictadores de todo el mundo y quienes se dedican a bombardear otros lugares de este mundo]. La izquierda socialdemócrata sigue a la derecha como poco con unos años de retraso y no tiene ideas propias. La izquierda “radical” a menudo denuncia tanto a los gobiernos occidentales de cualquier forma posible y pide que esos mismos gobiernos intervengan militarmente a lo largo del globo para defender la democracia. Su falta de reflexión política les hace ser muy vulnerables a las campañas de desinformación y de convertirse en animadores pasivos de las guerras de EE.UU. y la OTAN. Esta izquierda no tiene un programa coherente y no sabría que hacer incluso si un Dios los pusiese en el poder. 2

Ahora viene la tragedia y el drama que van a sufrir los griegos, pues el dinero prestado que crea la deuda a cambio de los propios bienes de uno mismo es una trampa mortal que va matando poco a poco a las personas, arruina sus esperanzas, sus deseos, sus potencialidades y talentos. Acabando con su dignidad y con su propia existencia física por  la dura e inevitable realidad del hambre y la necesidad diarias.
Les dejo con este brillante artículo de tal vez el mayor experto en el mundo sobre este tipo de tragedias económicas, Michel Chossudovsky. Que conoce los terribles efectos de las acciones del llamado neoliberalismo ya desde los tiempos de la dictadura de Chile o la Venezuela  de los años 70 del siglo pasado.

Notas:
1. Greek leader´s debt deal ignites revolt at home from austerity´s opponents. The Washington Post.  13.07.2015.
2. Jean Bricmont. Libya and the return of humanitarian imperialism. Counterpunch. 8.03.2011.

Originalmente publicado en:

http://miguel-esposiblelapaz.blogspot.com.es/2015/07/grecia-o-la-desilusion-de-la-izquierda.html

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , , , , , , ,
6 comments on “Grecia o la desilusión de la izquierda occidental
  1. ¡Si no pueden gobernar como debieran, porque no se lo confiesan a los suyos y dimiten, para que gobierne la troika y dejarse de una puñetera vez del cuento seudo democrático? A mí entender es porque son unos sinvergüenzas caraduras, al igual que sus antecesores del espectro político.

  2. Me parece esencial lo que dices para comprender bien de que se trata. Lo explicas muy bien y coincido plenamente: no querer ver la beligerancia extrema de la que es capaz la UE y sus socios, es de esquizofrenicos. Pero llegados a ese punto, en ese tipo de discurso, “entre lineas” surge una cuestión completamente fuera de lugar: exigir a nadie que se suicide, ni mucho menos a una nación (en nombre de “mi” pureza izquierdista o lo que sea, la historia esta llena de ejemplos de ese calado). Además tácticamente equivocado porque siempre se elige entre condiciones y así vamos avanzando. La actitud de Syriza me parece ejemplar, digna de algo nuevo en el horizonte, dejando a un lado las catarsis, la autoafirmación y la violencia (esto lo digo más por los comentarios que por el texto del artículo).

  3. Es evidente que no has entendido el significado del artículo. Syriza no es nada ejemplar, como tampoco lo fue apoyando la guerra colonial contra Libia. Son como son, muy alejados de una izquierda, para nada purista, pero sí ejemplar en su comportamiento y congruencia como es la venezolana. Ahora los efectos, efectos reales y no palabras, los paga y pagará bien caro la gente de Grecia. No son opiniones, sino hechos.

    • Al menos ahora tienen una posibilidad, pero según tus palabras y citas (que no debo haber comprendido¿?) corrían un grabe peligro. Entonces ¿qué deberían hacer? … Y el caso es que mi infancia esta llena de anécdotas de intelectuales que predican la adoración al fusil sobre todo cuando se trata de decir lo qué deben hacer los otros. No se, no se, creo que nos merecemos explorar nuevos caminos y de ultimas, sobre la vida de uno, es a uno a quien le toca decidir. Por lo demás, la recurrente Libia en el contesto en que la citas en tu comentario, como no sea para ejemplificar al enemigo común de Grecia y de Libia, no veo que venga a cuento, así sin mayor contexto ni explicación… Eso tampoco lo he entendido.

  4. El que se hayan acobardado es humano, lo decía. Pero sabían perfectamente la tesitura que se iban a encontrar, incluida la amenaza mediante la violencia, por ello ese paripé dando falsas esperanzas y no contando la verdad ni antes ni después a la gente no es nada ejemplar.
    Pero resulta que Syriza no ha sido nunca ejemplar y lo ocurrido no es un lapsus.
    Su aprobación a las guerras coloniales demuestra su poca entereza humana. Pues el dar por bueno que se doblegue, humille y esclavice a otras personas, como ha ocurrido en Libia, muestra que no son personas de fiar. Además de que rompe cualquier principio o fundamento que teóricamente debe poseer cualquier organización de izquierda.
    No es nada nuevo y los griegos tampoco son tan incautos. La abstención prácticamente igualó al voto del sí, mostrando que ellos no creían lo que estaba y está haciendo Syriza. Con motivo ya denunciaban tiempo atrás a esta organización:
    http://www.unidadylucha.es/index.php/internacional/1262-el-papel-negativo-de-syriza-en-el-movimiento-sindical-griego
    Podemos es igual o peor.
    Seamos realistas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *