EVO ARRASA

93920f2a-7a48-4938-aac5-fc866f5b3501

Fuente: www.resumenlatinoamericano.org

Religen a Evo Morales con más del 60% de votos, según sondeos

La Paz. El presidente boliviano Evo Morales se alzó con un aplastante triunfo en las elecciones presidenciales de este domingo, según sondeos de boca de urna que le otorgan más de 60% de los votos, con lo que asegura un tercer mandato hasta 2020.

Morales saca una amplia ventaja en todo el país de casi 40 puntos, según sondeos de boca de urna de las consultoras Equipos Mori e Ipsos difundidos por canales de la televisión local. El candidato opositor centrista, el empresario Samuel Doria Medina, alcanza cerca de 20% de los votos.

Las elecciones generales de Bolivia cerraron este domingo a las 16 horas GMT locales (20 horas GMT), ocho horas después de su inicio como dispone la ley, con el actual presidente Evo Morales como claro favorito de las encuestas para lograr un tercer mandato consecutivo.

El máximo tribunal electoral del país informó que un 70% de los votos escrutados estarán listos alrededor de la medianoche.

El vicepresidente del Tribunal Supremo Electoral (TSE), Wilfredo Ovando, elogió la conducta ciudadana en “una jornada electoral normal y tranquila”.

Morales, primer presidente indígena de Bolivia, llegó a las elecciones con una amplia ventaja de más de 40 puntos en las últimas encuestas, que le otorgaban un 59% de intención de voto contra un 18% del empresario Samuel Doria Medina y un 9% del ex presidente Jorge Tuto Quiroga.

Unos 6 millones de bolivianos fueron llamados a votar para elegir al nuevo presidente y vicepresidente, además de 130 diputados y 36 senadores para la renovación de la Asamblea Legislativa.

GARCÍA LINERA: resultados de elecciones muestran fracaso de la derecha

    La Paz, 14 oct (ABI).- El vicepresidente Álvaro García Linera dijo el martes que los resultados de las elecciones generales, que le dieron la victoria al Movimiento Al Socialismo (MAS) con el respaldo del 60%, según datos aún no oficiales difundidos a boca de urna el mismo día de los comicios, evidencian el fracaso de una derecha improvisada en el país.

    “Hay un gran perdedor y un pequeño perdedor, el gran perdedor es la derecha, la derecha la volvimos a derrotar y por goleada, seis de cada 10 bolivianos ha votado por continuar un proceso de cambio. La improvisación ha perdido”, manifestó en entrevista con radio Panamericana.

    A su juicio, los cinco pronósticos de la derecha conservadora de Bolivia fracasaron, entre ellos que el partido oficialista no iba a obtener más del 51% de la votación y que no iba a llegar a tener los dos tercios.

    Asimismo, dijo que dentro del “fracaso de la derecha” hay una doble pérdida para el Movimiento Sin Miedo (MSM), liderado por el ex alcalde de La Paz, Juan del Granado, que según el conteo en boca de urna corre el riesgo de perder, incluso, su personería por los resultados.

    Según el análisis que hizo factores como la alianza que el MSM estaba dispuesto a sellar con el gobernador de Santa Cruz, Rubén Costas, que representa al grupo que en un determinado momento de la historia boliviana llegó a pedir pasaportes para que algunos ciudadanos bolivianos puedan ingresar al departamento de Santa Cruz, le afectó.

    “Eso ha sido imperdonable, y yo creo que aquí el elector paceño ha dicho no señor, usted fue un buen Alcalde, te hemos valorado, pero no por ambición personal te aceptamos que te vayas a meter o a juntar con el diablo”, agregó.

    García Linera se refirió también a la baja que sufrió el apoyo al partido oficialista en los departamentos occidentales de La Paz, Oruro y Potosí, y explicó que si bien, según el conteo en boca de urna es menor en siete puntos, “en términos numéricos, no porcentuales, hemos crecido, términos de número de votantes”.

    Según su análisis personal, en esa baja de apoyo podrían haber influido dos elementos, “alguna disputa por los temas de la elección de diputados y algún tema de gestión local, municipal”.

    Sin embargo, destacó que el partido oficialista haya subido el porcentaje de apoyo en departamentos del oriente, que pertenecen a la denominada media luna, entre ellos Santa Cruz y Pando.

    Sobre los resultados en el departamento de Beni, el único en el que el MAS perdió con una amplia diferencia frente a Unidad Demócrata (UD), liderado por el empresario cementero, Samuel Doria Medina, dijo que ese resultado se debe a que “las estructuras de poder regional muy conservadoras aún siguen intactas”.

    “Para mí, el Beni es la demostración que aún el Estado no tiene suficiente presencia allá como para promover una revolución de las estructuras de nivel regional, cosa distinta que ha pasado en Pando y Santa Cruz, ahí estamos asistiendo a verdaderas revoluciones del sistema de poder regional”, agregó.

 

Evo Morales promulga reglamento de Ley Integral 348 e insta a mujeres a denunciar la violencia

    La Paz, 14 oct (ABI).- El presidente Evo Morales promulgó el martes el reglamento de la Ley Integral 348 para garantizar una vida libre de violencia a las mujeres, e instó a ese grupo de la sociedad a denunciar la violencia de la que es víctima, con miras a reducir los casos y eliminar ese comportamiento machista y patriarcal de la sociedad.

    “Quisiéramos seguir reduciendo esta violencia contra la mujer pero también algunas compañeras no denuncian, ocultan  (…) si callan son cómplices de la violencia, mi admiración a esas mujeres valientes que denuncian”, dijo.

    La Ley Integral 348 fue promulgada el 9 de marzo de 2013, pero hasta la fecha carecía de reglamento, que según la ministra de Justicia, Sandra Gutiérrez, era el pretexto para que muchos operadores de justicia se nieguen a implementarla.

    El decreto reglamentario de dicha norma establece, entre otros aspectos, recursos económicos para la creación de casas de acogida y el potenciamiento de la Fuerza Especial de Lucha contra la Violencia (FELCV).

    Gutiérrez explicó que “de los recursos que se daba del IDH que está en la Ley de Seguridad Ciudadana, el 30% irá destinado para ceración de casas de acogida, asimismo de ese 10% destinado del IDH irá 10% para fortalecer la FELCV, que es una necesidad a nivel nacional”.

    Para Morales no es suficiente con el reglamento, que salva la responsabilidad del Estado, para luchar contra la violencia hacia la mujer, ya que depende de políticas y programas para frenar ese tipo de hechos, además de la educación y los valores.

    “No creo suficiente el reglamento, es un conjunto de políticas, programas que hay que asumir, políticas están definidas, pero programas cómo frenar estos problemas sobre todo es una educación permanente”, mencionó.

    El Mandatario reflexionó que un aspecto fundamental para hacer frente a la problemática de la violencia es la “educación permanente” y el rol que desempeñe la familia en la formación de los hijos.

    Consideró que las normas son importantes, así como la movilización por la defensa de los derechos, pero si no existen operadores que apliquen las leyes “las normas no sirven”, declaró.

    De acuerdo con datos ofrecidos por la representante del Comité Impulsor de la Agenda Legislativa, Mary Marca, desde 2009 hasta el 30 de septiembre de este año se registraron 585 casos de feminicidios, la mayoría aún sin sentencia.

 

BOLIVIA

Con Evo vamos Bien

Por Alfredo Serrano Mancilla

oct 13, 2014

 

Sin sorpresas y sin sobresaltos, el pueblo boliviano ha decidido que el cambio de época siga en marcha de manera irreversible. Evo Morales es indiscutible por voluntad popular. En Bolivia, no hay ni habrá restauración conservadora. Evo gana por amplia mayoría (LAS ENCUESTAS en boca de urna le conceden alrededor del 60%, tanto Ipsos como Equipos Mori); y además vence en casi todas las regiones (posiblemente puede perder sólo una, Beni). La oposición queda bien alejada de aquello que el pueblo boliviano prefiere como proyecto de país; el empresario opositor Doria Medina, revestido como opción de centro, quedaría en segundo lugar con algo más del 20%; y el candidato de la derecha tradicional Tuto Quiroga no llegaría ni al 10%. Con estos resultados, no caben los discursos de siempre, ni de “país dividido”, ni de “urgencia de consensos para la unidad nacional”, ni eso de la “gobernanza mediante el equilibrio multipartidario”. La unidad plurinacional en Bolivia la representa el MAS. Este es el mensaje rotundo de la mayoría social. Y por tanto lo mejor en estos casos es no jugar a malabarismos interpretativos que busquen ir en contra de aquello que realmente quiere decir el pueblo. Bolivia quiere que sea Evo Morales quien siga pilotando este proceso de cambio.

A pocos pueden sorprender el desenlace de esta jornada electoral si se considera cómo ha gobernado Evo Morales desde que llegara a la presidencia allá por el 2005. Mucha tinta ha corrido desde entonces. El triunfo holgado de este momento es fruto indisoluble de esos primeros años en los que Evo Morales se atrevió a todo, sin cobardías, siempre en revolución democrática; esta victoria perfecta se debe explicar no sólo por lo mal que lo ha hecho la oposición, sino realmente por todo lo que se ha venido realizando desde los inicios, en los que se fragua este proceso, con cimientos que generan lealtad y legitimidad, que permiten edificar un nuevo sentido común incluyente y representativo de los intereses populares. Evo decidió hacer todo lo que verdaderamente había prometido; antes de nada, el decreto que permitía reapropiarse del gas que había sido previamente expropiado en la época neoliberal; luego, la instauración de la asamblea constituyente que pusiera fin a un poder constituido que se había dedicado a distribuir pobreza limitando el vivir mejor solo para unos pocos privilegiados. Muchos ya no se acuerdan de aquel Evo que debía luchar contra la media luna (la mitad oriental del país) en constante desacato o cuando el mismo Presidente no podía ni aterrizar en algunos aeropuertos de su propio país. Son muchos los obstáculos que tuvo que sortear Evo para llevar al país por donde realmente él y su pueblo quería. Comenzó decididamente a construir un nuevo orden económico en busca del vivir bien de todos y todas, sin excepciones. Se llevó a cabo un proceso de reapropiación de los sectores estratégicos para que la soberanía ya no fuese más la clásica mentira sobre la seguridad jurídica que solo garantiza la tasa de ganancia de unas cuantas firmas transnacionales. Se redistribuyó la riqueza; se pusieron en práctica políticas sociales sin pedir permiso a los de siempre. Se reinsertó el país en el mundo desde América latina, sin más sumisión a los organismos internacionales, sin seguir sometidos a los árbitros del Banco Mundial. Tal como afirmara el Vicepresidente Alvaro García Linera, “hemos pasado de los Chicago Boys a los ‘Chuquiago Boys (en alusión a la ciudad de La Paz en aymara)”. Así, con esta sentencia, se visualiza fielmente cómo Bolivia dejó de ser lo que dictaban del Norte para emanciparse desde el Sur. Bolivia comenzó a elegir su propio camino, sin copy-paste, y parece que esto el pueblo lo agradece, con apoyo político y social, y también con muchos votos el día de acudir a las urnas.

Definitivamente, la disputa por el sentido del cambio en Bolivia ya no pasa por afuera; todo se va dilucidar adentro, adentro del instrumento político que representa el MAS. Puede que a muchos politólogos no les guste, pero el pueblo boliviano ha dejado un claro mensaje. En los próximos años, las tensiones creativas del proceso de transformación determinarán el rumbo siempre bajo un nuevo modelo posneoliberal que no tiene vuelta atrás. Son muchos los desafíos en adelante; el proceso no termina con esta victoria. Evo Morales suele mal acostumbrar a sus votantes, y acaba cumpliendo sus promesas. El Presidente quiere otro salto adelante, que haga de Bolivia una potencia energética, con una nueva matriz productiva, de nuevos productos industrializados (con más valor agregado), pero también con nuevos productores, que logren alterar y democratizar estructuralmente el régimen de acumulación, haciéndolo cada vez más justo. Evo Morales no quiere perpetuarse en una economía del gas, sino superarla a través de una nueva economía del conocimiento evitando realmente las nuevas cadenas de dependencia tecnológica del siglo XXI. Además, después del asalto, llega una etapa para continuar consolidando virtuosamente una nueva institucionalidad del Estado correspondiente a una nueva sociedad. El otro gran desafío es eminentemente territorial, y se traduce de la propia declaración del mismo Presidente Evo en la terraza del Palacio Quemado en esta misma noche electoral, “ya no hay más media luna; ahora hay luna llena”, esto es, se trata en delante de fortalecer una Bolivia como un todo, sin más divisiones ni partes separadas. En definitiva, son muchos los retos por delante, y se trata de no frenar, de no parar después de esta gran victoria electoral, porque los votos no suponen un cheque en blanco, sino todo lo contrario; vendrán más demandas, algunas inesperadas gracias al nuevo horizonte abierto con el lema “con Evo vamos bien”; es mejor no llegar tarde cuando el pueblo sigue marchando a gran velocidad. Evo Morales, como pueblo que es, supo y sigue sabiendo marchar al ritmo de las esperanzas del pueblo, utilizando su mismo lenguaje, sin necesidad de descifrar nada, demostrando que su gran sintonía es absolutamente natural. Pero la responsabilidad histórica de Evo Morales, después de este amplio respaldo, no solo se circunscribe al territorio boliviano, sino que así, con esta victoria, se consolida como gran referente latinoamericano que debe seguir remando regionalmente a contracorriente de la hegemonía neoliberal.

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *