Crónica Siria IV: El bombardeo de aviones israelíes produjo el efecto contrario: los insurgentes se replegaron

827350925

Mario Casartelli
9 de mayo, 2013

Los atacantes armados se desbandan cada vez más. En Damasco ya sólo quedan francotiradores y terroristas dispersos. Tal vez la batalla final en esta ciudad -sólo en esta ciudad- se libró hace una semana, cuando aviones israelíes la bombardearon, creyendo que con ello desatarían el pánico entre los soldados del ejército sirio, y entonces, acobardados, dejarían que ingresaran los grupos de insurgentes que se venían acercando. Pero ocurrió lo contrario. Estos fueron replegados. Y los sionistas de Israel sólo se ganaron, una vez más, otra medalla de condena internacional, que la vienen acumulando desde hace largas décadas.
Lo que hace dos años se inició como una protesta de un sector de la ciudadanía, se fue contaminando y pasó a convertirse en una bola de nieve, donde fuerzas exógenas aprovecharon la situación para manipular el descontento e infiltrar mercenarios y terroristas dispuestos a todo.
He visto el sitio donde había explotado un coche bomba, a las 11 de la mañana, frente al Banco Nacional de Siria. Aún hay rastros de aquella tragedia que arrojó un saldo de 35 muertos y más de 200 heridos. La detonación dejó su impronta negra en el piso y las paredes, y obligó se duplicar el control en todas partes, mientras las cosas materiales caídas se vuelven a levantar.
Pese al alerta de puestos militares en numerosos puntos de la ciudad, donde los soldados están pertrechados no solo con armas, sino también guarnecidos entre paredes de sacos de arena, la vida en Damasco prosigue. Pululan vehículos de todo color y marca, y un gentío inmenso se entrecruza a toda hora, para trabajar, para comprar, para conversar.
Precisamente, esta mañana tuvimos tres entrevistas: una con la Asociación de Periodistas de Siria, otra con el director del Museo de Arqueología, quien nos manifestó, entre otras cosas, su preocupación por el peligro que corre el patrimonio histórico, en estas circunstancias; y la tercera fue con la máxima autoridad religiosa de Siria, el Mifti Ahmad Badreddine Hassoun.
El Mifti nos recibió en su despacho con su sonrisa constante. Es un hombre brillante, con profundo conocimiento de la historia y de los complejos problemas que aquejan al mundo. Sus palabras me recordaron algo de lo que yo había observado en un texto que escribí, tras mi primera visita a este país: que aquí conviven, todas las creencias religiosas, y las personas que las profesan conversan sin contrariedades entre sí. Recordé, a la vez, el pueblito de Maalula, cercano a Damasco, al que llegué años atrás, donde se habla cotidianamente el arameo de los tiempos de Jesús. Pena que esta vez yo no pueda regresar allá.
Es esta unidad -en la diversidad- la que desprecian quienes planifican desde hace décadas tumbar a Siria. Porque proyectan separar a unos de otros, como ya lo hicieron en gran parte del orbe, para generar extremismos religiosos que debilitan a los pueblos, y apoderarse de ellos. En su afán de lograrlo, apelan a todas las artimañas ya conocidas a través sus poderes, como, por ejemplo, las multinacionales de la comunicación, a través de las cuales desatan la calumnia, la difamación, la manipulación. Así destrozaron Iraq, así cercenaron a Libia, así quisieran también someter a Corea del Norte.
Menos mal que el pueblo sirio es consciente de ello y está dispuesto a dar la vida en defensa de su identidad pluralista. Razón por la cual el Mifti nos habló de la admiración que siente hacia América Latina, justamente por la variedad de culturas que la conforman. Y señaló, con énfasis, que en ello reside uno de los pilares de nuestra potencialidad,fuente de nuestra riqueza.
Como si fuesen truenos, retumba el cielo. Son los cañoneos de la artillería siria, que siguen resonando de mañana, tarde y noche. Pero Damasco no cayó y prosigue avanzando, pletórica, hermosa, sin pausa, hacia su vida pacífica. Ojalá. No en vano dicen que cuando le preguntaban a Mahoma por qué rehusaba visitar Damasco, el profeta del Islam respondía: ¨¡No se puede visitar el Paraíso dos veces!”. Si fuese cierta esa historia o leyenda, entonces, lo siento: esta es mi segunda visita a Damasco. Y tengo la esperanza de que no sea la última.

Mario Casartelli (Damasco, 9 de mayo de 2013).

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *