20 DE OCTUBRE: NO NOS OLVIDAMOS DE LIBIA

tuareg desierto blu sahara tribu africa

El próximo día 20 de octubre se cumplirán tres años del brutal asesinato del jefe de estado de Libia, Muammar Al Gaddafi, a manos de mercenarios de la OTAN. Con su muerte la coalición de países occidentales, encabezada por los Estados Unidos, destruyó también Libia como estado,  acabando con una revolución que había proporcionado a su pueblo el mayor nivel de vida e índice de desarrollo humano de toda África.  Los libios contaban con un sueldo para todos y cada uno de ellos/as en concepto de reparto de las rentas del petróleo; medicina universal y gratuita; becas y ayudas al estudio, incluido en países extranjeros; préstamos sin interés; luz y agua gratis; pleno empleo + 2..5 millones de puestos de trabajo para extranjeros, etc. Su esperanza de vida era la misma de los alemanes, en torno a los 78 años. Pocos países europeos habían alcanzado los logros de Libia.

Si para la guerra contra  Iraq  recurrieron a una mentira, -las armas de destrucción masiva-en Libia  utilizaron otra mentira: los bombardeos del gobierno contra su población. La falsedad se demostró de inmediato e in situ por varios miembros de Ojos para la Paz que se encontraban en ese país, pero ya se había puesto en marcha la máquina de matar, activada por la  Resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, que autorizaba la creación de un pasillo aéreo “para salvar a la población”. Con ese pretexto, perversamente interpretado, la población  fue masacrada por las bombas de la OTAN y de sus aliados, que centraron su objetivo en las redes de abastecimiento de agua, mercados, colegios, universidades, centrales eléctricas, barcos, rebaños, barrios, hospitales….Libia quedó arrasada.

Los inmigrantes de color fueron asesinados. Centenares de libios, comenzando por las personalidades del gobierno de la Jamahiriyah,  fueron encarcelados y torturados.  Por un decreto del gobierno títere impuesto por Estados Unidos, se prohibió el ejercicio de la profesión a todos los médicos, enfermeros, maestros, profesores, es decir a los funcionarios que ejercieron su profesión  con el anterior gobierno. Los colegios,yuniversidades y centros académicos que no fueron bombardeados quedaron clausuradosaal no contar con profesorado.   200.000 libios han sido asesinados. 2.5 millones de ellos (casi la mitad de la población) han huido al exilio.  El gran río artificial, una impresionante  obra de ingeniería, que abastecía de agua a todo el país fue bombardeado por la  OTAN.

Hoy Libia, con tres “gobiernos” que pelean entre ellos, ha sido convertida en un vivero para la exportación de mercenarios y bandas armadas, utilizados para sembrar el caos en los países en el listado, como Siria o Ucrania.

Algunos de los objetivos de la guerra contra  Libia -como robar el petróleo, así como obstaculizar el comercio con Rusia y China- son de sobra conocidos. Otros no, como hacerse también conlsus inmensos acuíferos, saquear sus bancos -200.000.000.000 de dólares-, situar al AFRICOM  -brazo de la OTAN-  en Libia para asaltar desde ahí a nuevos países como Argelia, Túnez, Mali, etc. Pero había un objetivo fundamental, que era impedir la implantación del dinar de oro en toda África, proyecto abanderado por Libia, que habría acabado con  la circulación del euro en ese continente y, sobre todo, con la del devaluado dólar, convertido en un peligro, ya que   necesita de las guerras,  del  petróleo y  del gas , y  de los asaltos a los bancos para mantenerse a flote.

Libia era receptora de la emigración africana, que  encontraba puestos de trabajo en ese país en plena eclosión constructora de infraestructuras, equipamientos,  viviendas…Como también lo encontraron  numerosas empresas españolas,  y miles de españoles que nunca comprendieron por qué atacaron a ese próspero país ni  por qué España se sumó a una guerra que  aún continúa.

Hoy los libios mueren ahogados en el Mediterráneo, mientras Estados Unidos y sus socios han iniciado el mismo programa contra Siria. Pero nadie debe quedar impune y antes o después la lucha antiimperialista de los pueblos del mundo los juzgará. Desde la Plataforma Global contra las Guerras, seguiremos gritando, alto y fuerte: ¡NO A LA GUERRA! ¡NO A LA OTAN!    20.10.2014

Nota: el Manifiesto NO A LA GUERRA-NO A LA OTAN está colgado en internet en www.noalaguerranoalaotan.wordpress.com

Puedes firmarlo escribiendo al correo noalaguerra-noalaotan@outlook.es

Facebooktwittergoogle_plusmailby feather
, , , ,
One comment on “20 DE OCTUBRE: NO NOS OLVIDAMOS DE LIBIA
  1. • Tiempo hace ya que llamo a salir de la OTAN, pero la mayor parte de la gente esta centrada, a lo sumo, en la actual mierda nacional y pierde de vista lo demás.
    • Se debería montar una campaña internacional, llamando a salir de la OTAN y para obligar a desmantelar sus bases imperialistas.
    • Eso me parece más urgente que todo lo demás, a efectos de contrarrestar el imperialismo filosionista y poder revolucionar al mundo, a fin de llegar al futuro con mayor seguridad y a la mínima demora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *